CORDOBA - Días atrás la Justicia detuvo y proceso a Ignacio Martín, un joven de 19 años que fingió ser médico y trabajó haciendo hisopados en Córdoba. Martín está imputado por homicidio e investigado por haber usurpado una matrícula profesional para el ejercicio ilegal de la medicina. Además se supo que en 2019 se había hecho pasar por inspector de fiscalización y control municipal para ingresar gratis a distintos espectáculos.

Ahora, la peculiar recomendación que le dio a un paciente para aliviar su dolencia se suma al escándalo que generó este falso médico, que se desempeñó en distintos brotes de coronavirus en Córdoba y prestó servicios en el Centro de Operaciones de Emergencias (COE) de Río Cuarto.

Sebastián Moyano, vecino del barrio Buena Vista de Río Cuarto, aseguró que el falso médico Ignacio Martín le indicó que fumara marihuana cuando estuvo con falta de aire por Covid-19.

El hombre se contagió en septiembre y se quedó aislado, solo en su domicilio. Relató que un día sintió que no podía respirar, "como si tuviera un camión arriba del pecho", por eso llamó al 0800 del Centro de Operaciones de Emergencia. Momentos después, llegó Martín en una ambulancia a su casa y le puso una inyección que supuestamente lo ayudó a respirar mejor.

Moyano no sabe qué le inyectó el médico trucho. Dijo que Martín le dejó su número de teléfono y lo siguió atendiendo por Whatsapp. Horas después, cuando volvió a sentir falta de aire, el médico falso le dijo que tomara “Arplac, Clonazepan o un porro para que pudiera respirar mejor”.

“Yo de médico no sé nada, pero me llamó mucho la atención que me dijera que fumara un porro. Le dije, mirá que yo tengo cuatro hijos amigo, y no me quiero morir con el humo, que se me cierren más los pulmones o me dé un paro. Pero me dice: 'no, fumá tranquilo que eso al pulmón lo lubrica, lo fortalece, vas a respirar mejor'”, testimonió Moyano a Telediario, de Canal 13.

El hombre estuvo con coronavirus en momentos en que el sistema de salud estuvo a punto de colapsar Río Cuarto. El médico trucho tenía a su cargo el Centro de Operaciones Tácticas y era quien debía encontrar lugar para internar a los pacientes en riesgo, de la ciudad y región, reseña La Voz.

Moyano presume que no tenían lugar para internarlo por eso le indicaron que se quede en su casa y tome algo “para tranquilizarse”.  Cuenta que a la ambulancia del COE la llamó muchas veces, pero llegó a su domicilio una sola, conducida por el médico falso.

PACIENTES QUE FALLECIERON BAJO SU CUIDADO

La Justicia resolvió que el fiscal del Primer Turno en Río Cuarto, Pablo Javega, será quien tome a su cargo la causa del falso médico Ignacio Nicolás Martín (19). En los últimos días, Javega recibió una denuncia de la muerte de una persona atendida por Martín, como supuesto médico del COE.

Rivero dejó sentado que las tareas investigativas deberán apuntar a determinar si existió una relación causal u objetiva entre el deceso de un hombre de 29 años y el accionar de Ignacio Martín.

Según la familia de la víctima, el 13 de noviembre del 2020, el joven sufrió una descompensación y como estaba aislado por ser contacto estrecho de Covid-19 le enviaron a Martín como médico del COE. El falso médico le habría medido el oxígeno en sangre y le pidió a un hermano del paciente que le haga Reanimación Cardio Pulmonar. Luego, solicitó a la familia que llamaran a Emergencias, al 107 y hasta que pongan el sistema manos libres para recibir instrucciones.

De acuerdo al relato de la mamá, cuando llegó el verdadero médico de emergencias del 107, les dijeron que ya no se podía hacer nada. “Mi duda es si mi hijo se hubiera salvado si lo atendía, desde el principio, un médico verdadero”, cuestionó la mujer.

Mientras el falso médico Ignacio Martín permanece alojado en la cárcel de Río Cuarto, se conoció el caso de una segunda persona fallecida tras ser atendida por él. Se trata de una mujer, de 84 años, que acababa de perder a su marido y se descompensó.

Su hija, María Fernández, relató que Martín llegó en una ambulancia del COE, le inyectó medicación, intentó canalizarla y luego la llevó a una clínica, donde poco después murió.“Yo hasta aquí llegué señora, más no puedo hacer”, recuerda que le dijo Martín. A la hora y media, un médico de guardia de la clínica le comunicó que su mamá estaba con pocos signos vitales y ya no tenía esperanza de vida. Poco después murió.