CAPITAL FEDERAL - La justicia condenó en las últimas horas al Estado a indemnizar a los familiares de siete de los 43 integrantes de Gendarmería Nacional que murieron el 14 de diciembre de 2015 cuando el micro en el que viajaban desbarrancó sobre el río Balboa, en Salta. Los gendarmes se dirigían desde Santiago del Estero a Jujuy para prevenir posibles incidentes, a pocos días de la asunción del gobernador Gerardo Morales.

La Sala I de la Cámara Civil y Comercial Federal confirmó en dos fallos que Gendarmería debe indemnizar a los familiares con entre 1.540.000 y 2.980.000 de pesos debido a que los agentes murieron en condiciones que la propia fuerza calificó como “en y por actos de servicio”. 

Ahora, Gendarmería puede apelar la condena a la Corte Suprema de Justicia de la Nación, según detalla Infobae. 

Los familiares de Ernesto Rodolfo Brugger, Félix Levi Ahumada, Matías Javier Gómez, Mauro Alexis Agonil, Rodrigo Emmanuel Acosta, Jorge Luís Jaldin Villarroel y Cosme Alejandro Yañez -siete de los 43 gendarmes que fallecieron en el accidente- presentaron dos demandas en la justicia por daños y perjuicios para ser indemnizados. 

En el micro viajaban 51 personas del Destacamento Móvil 5 de Gendarmería Nacional. El accidente ocurrió a la altura del kilómetro 854 de la ruta 34, cerca de la ciudad salteña de Rosario de la Frontera, cuando el vehículo -uno de los tres micros que iban hacia Jujuy- cayó desde una altura de 25 metros hacia el Río Balboa. 

Pese a que las demandas fueron aceptadas por los jueces de primera instancia, cuando el Estado fue condenado a indemnizar a los familiares ya que los gendarmes estaban en servicio e iban a cumplir funciones, los fallos fueron apelados por Gendarmería Nacional y le pidieron a la Cámara Civil y Comercial Federal que revoque la condena.

Los abogados de la fuerza manifestaron que el rol de los agentes implica un riesgo por el desempeño de sus funciones que conocen y aceptan voluntariamente cuando entran a la institución y que los herederos cobraron las prestaciones que les correspondían. Además, objetaron los rubros de indemnización para que se aplicaron en la sentencia.

Los camaristas finalmente elevaron a 500 mil pesos el ítem por daño moral de las indemnizaciones para cada una de las familias que en total van de los 1.540.000 y 2.980.000 de pesos más los intereses desde el día que ocurrió el trágico accidente.