CALETA OLIVIA (ADNSUR) - Layla es una joven santacruceña que fue amenazada en reiteradas ocasiones por su ex, con quien tuvo un bebé. Ahora, ya no sale de su casa para pasear a su hijo ni para ir a comprar por miedo. Es que su ex la tiene amenazada de muerte y no cumple con la perimetral. El joven, F. D. tiene 20 años y hasta habría utilizado cuentas "truchas" para amenazarla en redes sociales. 

La pareja se conoció en enero de 2018 en Caleta Olivia. Estuvieron juntos dos meses y luego, en septiembre de ese año, volvió a juntarse y ella quedó embarazada. La relación no era buena y, con la noticia de la llegada del bebé, empeoró ya que el hombre no quiso hacerse cargo, según informó La Opinión Austral.

“Pasé todo el embarazo sola, él se acercaba cuando tenía ganas y yo siempre lo dejaba. Durante todo el embarazo me amenazó y le deseó la muerte al bebé”, contó Layla (19) a ese diario santacruceño. Lo hizo después de que su propia madre diera a conocer la situación que vivía la joven, con persecuciones en auto, daños a vehículos, mensajes de amenazas de muerte y escraches en redes sociales.

Según relató Layla, “casi en el octavo mes se quiso hacer cargo del bebé. Cuando nació le dio su apellido, pero estuvo los primeros veinte días y se quejaba, no le gustaba la paternidad y desapareció”. Al mes y medio de vida, el chiquito fue internado por bronquiolitis y ahí la pareja volvió a cruzarse. Ella, para ese entonces, ya había iniciado el juicio de alimentos con una abogada particular, pero su ex le exigió en el hospital que desistiera de ello y firmara un acuerdo extrajudicial que habían redactado sus padres, él un abogado reconocido en Caleta Olivia y ella, funcionaria judicial, según detalló el mismo diario. 

 

Una de las capturas de pantalla de los mensajes que la joven amenazada guardó en su celular Una de las capturas de pantalla de los mensajes que la joven amenazada guardó en su celular
Una de las capturas de pantalla de los mensajes que la joven amenazada guardó en su celular

 

“Le dije que no iba a firmar eso porque yo ya le había empezado a pagar a una abogada y que no me parecía, pero igual seguí vinculada por el bebé y el día que le dieron el alta lo llevé a la casa de sus papás para que lo conocieran”, contó la joven, quien un día después lo denunció y pidió una perimetral.

CRUDO RELATO Y FALTA DE RESPUESTAS

Según contó la joven, al volver a su casa, el joven le pegó. "Estábamos en el auto y yo le dije que no quería firmarles ningún acuerdo, entonces arrancó y me agarró de los pelos. Quiso chocar contra un paredón porque decía que me quería matar, pero volanteé; él me agarró el cuello y cuando disminuyó la velocidad, le mordí la mano para que me soltara y me tiré del auto”.

Actualmente, "me ve a mí o a mi mamá en la calle o en el auto y nos persigue, nos tira el auto encima, yo salgo con amigos a caminar y les manda mensajes diciendo que los va a matar. Lo bloqueé en todos lados y cada dos por tres hace cuentas truchas para amenazarme”, contó la joven. 

El acoso también se intensificó en forma virtual y el agresor habría llegado a crear perfiles de Layla en páginas de acompañantes, e incluso denunció que las mascotas de la familia serían maltratadas en grupos de protectoras de animales.

La joven mamá contó que el acusado subió fotos suyas a una página de red de prostitución. Incluso, cuenta con capturas de pantalla en las que se ven los mensajes que le escribió al padre de F.D para que hiciera algo “… no hay día que no nos joda -detalló-. El domingo le rompió los espejos retrovisores del auto a mi mamá, viene todas las madrugadas al departamento en donde ella vive y se pone a tocar la bocina, subió fotos mías a una página de red de prostitución; me viven llegando mensajes de cuentas truchas… le pido por favor que haga algo con su hijo…”, se lee en uno de los mensajes, del que nunca obtuvo respuesta como a ninguno de sus pedidos de auxilio.

Layla tiene una denuncia y una perimetral que no evitan que sea ella la que esté encerrada en su casa por miedo. Tal vez ahora, que hizo público su caso contando todo el horror que vive a diario, consiga respuestas para poder vivir en paz.