Una joven de 23 años, trabajadora sexual, fue secuestrada en una casa del barrio Belgrano en la localidad santacruceña de Río Gallegos. Ocurrió el martes, cuando llegó a la casa de un cliente, quien drogado la ató y la atacó.  El hombre fue detenido luego de que ella logrará escapar desnuda y ensangrentada.  

La víctima del brutal ataque relató que logró escapar de la casa de su cliente desnuda y llena de sangre para pedir ayuda a una vecina. Luego fue trasladada al Hospital Regional donde permaneció internada, en tanto, su agresor fue detenido.

En diálogo con La Opinión Austral,  la víctima relató que llegó a la casa de su "amigo y cliente" luego de que él le insistiera en varias oportunidades para que vaya a su casa. "Varias veces me dijo que estaba enamorado de mi y, a mi la verdad, no me interesaba. El estaba flasheando(sic) y no le di cabida. A veces me hacía escenas de celos pero nada", recordó.

Cuando ella llegó al domicilio, recordó que "él estaba re duro, parecía que había estado consumiendo toda la noche", pero no se alarmó por esta situación.  "Yo me tomé dos pases, tomé una copa de vino y después nos fuimos a la pieza".

Tenia un plato con drogas cuando llegó la policía. Foto: La Opinión Austral
Tenia un plato con drogas cuando llegó la policía. Foto: La Opinión Austral

"En un momento me dijo que me iba a atar las manos, yo pensé que era una joda, pero después agarró de esos precintos negros y yo me di cuenta que no podía zafarme", explicó.  Sin embargo, la situación no se trató de un juego sexual sino que fue directamente hacía un reclamo de por que ella hablaba con otros hombres.

"Después de ponerme los precintos yo traté de defenderme. Me golpeó, hasta llegó a morderme, me cortó con vidrios de botellas de cerveza que había roto. Una locura, hasta que pude salir y pedir ayuda", recordó sobre el calvario que vivió y del que pudo escapar para pedir ayuda.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!