RAWSON - La delicada situación en las finanzas de la provincia del Chubut y que se extiende a lo largo y ancho del país, no logró alcanzar al Banco del Chubut, que a través de sus políticas anticíclicas, pudo aislarse, separarse y excluirse.

De manera metódica y «cartesiana», Luján fundamentó que los bancos «tienen que ser las entidades que den seguridad al sistema en general» y agregó que estos organismos financieros deben establecerse «como un motor de desarrollo entre el que deposita fondos y el que los requiere para invertir y así generar fuentes de trabajo, crecimiento y posibilidades».

Ampliando su tesitura, aseguró que los bancos «deben ser muy confiables para seguir siendo un intermediario» entre estos dos eslabones de la cadena (el que deposita y el que solicita un préstamos para invertir).

Reflejando implícitamente algunas de las características que predominan en el Banco del Chubut, Luján recordó que esta confianza «se da a través de la seguridad de sus depositantes, de una administración adecuada y acorde, de saber distinguir en cada momento cuál es la situación económica que está en la plaza, pero adecuarse sin perder los sustancial que es ser ordenado y administrativamente eficiente».

El presidente del Banco del Chubut consideró necesario que un banco público «no tiene que olvidarse y así lo ha hecho el Banco del Chubut, que debe ser un motor anticíclico de la economía». En este sentido, la entidad que conduce se ha transformado en un agente de respaldo para el comercio, la industria y para sus clientes, a pesar de registrarse una «economía deprimida».

Otro de los temas críticos que ha tenido que afrontar la entidad que preside Luján es el descuentos de los certificados de obra a empresas, producto de la falta de divisas e inconvenientes en las arcas provinciales.

«A cada línea de crédito, el Banco del Chubut le pone un tope, como así también le pone un tope a los certificados de obra pública. En este momento, está utilizada casi al 100%, por lo tanto hemos llegado a ese tope», deslizó la máxima autoridad del banco.

Asimismo, resumió que «al Banco no le corresponde pagar certificados de obra, el banco lo que tiene es una herramienta como cualquier herramienta comercial que disponen las empresas de descuento de certificados, así como hacen descuento de cheques o como hacemos descuentos de facturas de YPF o de otras empresas como Pan American Energy en zona sur».

De acuerdo a la función de su calificación crediticia que tengan las empresas, «el banco le puede otorgar un descuento de certificado que una vez que lo abone la provincia se le cancela de su cuenta, pero no es más que una operatoria normal», indicó Luján.

PROFESIONALIZACIÓN

Luján recordó que un hecho preponderante fue la profesionalización de los empleados del banco a través del convenio firmado este año con la Universidad Nacional de la Patagonia. En este contexto, el presidente narró que el «armado de una tecnicatura con una currícula específica que fue trabajada con gente de nuestra línea del banco y con gente de la Universidad para hacer una carrera de dos años para todo el personal del Banco que así lo requiera».

Todas estas acciones tiene un común denominador y es dar «mejor atención y mejores productos a nuestros clientes». La premisa que circula en los pasillos y oficinas del Banco del Chubut es la necesidad de «estar a tono» con todos los cambios que se dan en el sistema financiero.

Fuente: El Chubut

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!