SANTA CRUZ (ADNSUR) - Cesantearon a dos policías de Santa Cruz por delitos graves. Las disposiciones fueron dadas a conocer en el Boletín Oficial emitido este miércoles. Uno de los policías es el agente Saúl Raimundo Corrillo, quien prestaba servicios en la Comisaría Seccional Segunda de Puerto San Julián, quien manejaba borracho y provocó un vuelco. El restante es el agente Cristian Nicolás Arce Sanhueza, acusado de robo calificado.

A Corrillo le abrieron un sumario administrativo, tras conocerse que el 14 de enero del 2018 provocó un accidente sobre la Ruta Nacional Nº3, en la cual manejando su vehículo en estado de ebriedad realizó maniobras imprudentes que llevaron a que otro rodado se arrojara a la banquina y volcara, resultando con lesiones leves todo el grupo familiar de ese móvil.

Posteriormente se citó al agente a los fines que efectúe su descargo pero se negó a declarar. Una vez que se recolectó la totalidad de las pruebas, se confirmó que el agente incurrió en una falta grave, y se decidió su expulsión de la fuerza policial.

ROBO CALIFICADO

El otro policía cesanteado es Cristian Sanhueza, quien fue detenido durante un allanamiento, en el marco de una causa por un robo calificado, indicó Tiempo Sur.

Allí  se le secuestró un revolver calibre 22 color plateado marca BAGUAL, 49 municiones calibre 22, vestimenta relacionada al hecho, un arma de fuego de fabricación casera, dos municiones 9 mm y un rodado marca Volkswagen Gol Power.

Iniciada la investigación se lo suspendió provisoriamente desde el 15 de marzo del 2019,  luego se ordenó el procesamiento sin prisión preventiva,  y finalmente en las últimas horas se confirmó que fue expulsado de las fuerzas policiales.