COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) –  El sábado por la mañana, demoraron a un hombre que estaba totalmente borracho y durmiendo adentro de un Peugeot 307, en inmediaciones de una estación de servicio, en el asiento trasero estaban sus dos pequeños hijos. El hombre fue demorado y los nenes fueron entregados a su abuelo paterno. Cuando salió de la comisaría fue a buscarlos y se los llevó hasta que la policía lo encontró, y le prohibieron acercarse a los menores.

El hombre fue hallado en la estación de servicio de Rivadavia y Kennedy. Estaba inconsciente cuando fue sorprendido por la policía. Se pudo constatar que tenía 2,17 g/l de alcohol en sangre. Adentro del auto se encontraban su hija de 2 años y su bebé de seis meses.

La jueza María Marta Nieto, explicó a ADNSUR,  las medidas judiciales tomadas al respecto en este caso, y confirmó que tras hallar al hombre y los dos menores,  se dio intervención al juzgado de Familia que había decidido la integración provisoria en la casa del niño porque  la madre tenía medida de restricción de acercamientos a los mismos, por una denuncia de violencia familiar del mes de enero.

“Fueron llevados al hospital para ser revisados de estado general, estaban en buenas condiciones, el abuelo paterno concurrió allí, se dispuso evaluación y se procedió a dejarlos bajo su cuidado”, indicó.

Asimismo, Nieto aclaró que el padre de los menores quedó demorado por unas horas en la comisaría, pero al poco tiempo de ser liberado fue hasta la casa del abuelo paterno y retiró a los menores por la fuerza. “Generó una complicada situación porque los retiró sabiendo que debían estar con su abuelo”, indicó.

Pero finamente en el transcurso de unas horas, la policía lo encontró junto a los dos menores, que fueron entregados nuevamente a su abuelo, donde quedaron a resguardo junto a otro hermano. La Justicia  dispuso por el término de una semana, hasta que se vuelva a evaluar la conflictiva familiar, la prohibición de acercamiento a los niños y al abuelo.