DOLAVON (ADNSUR) - Un agente de la Policía del Chubut quedó con muerte cerebral producto de un disparo accidental que se habría provocado él mismo en la cabeza. El trágico hecho ocurrió en un campo distante a unos 60 kilómetros de Dolavon, donde la víctima manipulaba un rifle calibre 22 junto a su cuñado y el suegro.

El disparo ingresó por un pómulo, afectó el cerebro y la bala salió por el lateral derecho. Presumen que llevaba el arma sobre su hombro y que cuando lo bajó, activó sin querer el gatillo, informó Diario Jornada.

Sus familiares lo auxiliaron de inmediato y lo trasladaron al Hospital Rural de Dolavon, desde donde dispusieron su urgente traslado a Trelew. Una vez allí, fue intervenido quirúrgicamente pero pese a los esmeros médicos, está con muerte cerebral.