COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - La Policía detuvo a quien es sindicado como el principal sospechoso del asesinato de Luis Díaz (27), ocurrido la noche del martes después de jugar un partido de fútbol de salón. Se trata de José Miguel Guineo, de 26 años y vive en el mismo sector barrial donde residía Díaz junto a su esposa embarazada y un niño. La detención se produjo este jueves a la noche sobre calle Florencio Sánchez al 3.400,  en el marco de varios allanamientos.

Pasadas las 20:30 de este jueves, la Brigada de Investigaciones llevó adelante varios allanamientos en el mismo sector barrial donde acribillaron a balazos a Luis Alejandro Díaz, el joven de 27 años padre de dos menores y con su mujer embarazada, que residía sobre la calle 1 al 1.900 del barrio San Cayetano, en el límite con el Máximo Abásolo.

Allí, sobre Florencio Sánchez al 3400, detuvieron a quien sería el autor de los siete disparos, identificado por la policía como José Miguel Guineo, de 26 años, informó diario Crónica

Justamente, uno de los allanamientos se realizaba sobre la misma cuadra en que se cometió el crimen treinta minutos después de la medianoche del miércoles  cuando la víctima llegó acelerando, sabía que lo perseguían y ya el primer disparo impactó en la puerta derecha delantera de su Ford EcoSport color negro y otro destrozó un vidrio lateral. El hombre descendió del vehículo y abrió raudamente el portón y fue en esos momentos en que le llovieron otros seis disparos, los que resultaron mortales.

El autor del homicidio contaba con acompañantes que huyeron rápidamente y se refugiaron en domicilios cercanos.

DISCUSIÓN Y AMENAZAS

Según lograron saber los investigadores policiales, la víctima había acudido a jugar un partido de fútbol de salón como solía hacerlo los martes y los viernes y a eso de las 22 mantuvo una pelea y fuerte discusión con su victimario, quien lo habría amenazado de muerte. Cuando Díaz regresaba de vuelta a su casa, al parecer, las amenazas fueron concretadas.

Este jueves por la noche la Brigada de Investigaciones realizaba dos allanamientos sobre la ladera de un cerro aledaño, otro sobre la calle 4 y uno más en un domicilio de la calle 1 al 1.600. Trabajaba también personal policial de la Comisaría Sexta y fuerzas especiales.

Además de detener al sindicado autor del homicidio procuraban dar con el arma de fuego 9 milímetros utilizada en el crimen.