PUERTO MADRYN - Si bien el hecho fue muchos años atrás, recién fue detenido en marzo para que comience a cumplir su condena, pero estuvo poco tiempo en la Unidad Penal 6 de Rawson, ya que sus abogados comenzaron a realizar presentaciones poniendo como excusa la diabetes que sufre. Finalmente la Cámara de Apelaciones federal le otorgó el beneficio de prisión domiciliaria.

Fue trasladado en un espectacular procedimiento a su mansión de la zona norte, sin tobillera ni custodia para que cumpla la condena en su casa y quien garantizaba el cumplimiento de la estricta prisión domiciliaria es un familiar directo, su esposa. Sin embargo, en la tarde del domingo, fue visto en el ingreso a un conocido supermercado que se ubica en Villarino y Chubut. 

Ocurre que al ingresar en las grandes superficies, se debe cumplir con un protocolo por el que le toman la temperatura y le piden el documento, y allí fue detectado. La presencia de un efectivo policial en el control hizo que de inmediato se lo detuviera y se lo trasladara a la dependencia policial más cercana con el fin de confirmar si tiene salidas transitorias o ambulatorias o si debe estar en su domicilio.

La situación tiene agravantes, al violar la prisión domiciliaria, el Tribunal Oral Federal debería revocarle el beneficio y deberá volver a prisión, donde de todos modos están garantizadas las prestaciones médicas. Además, se le otorgó el beneficio por ser paciente de riesgo de Covid-19 por su diabetes, lo que no impidió que el condenado saliera de compras.

De todos modos, es tan conocido por sus tropelías que algunos vecinos lo fotografiaban a través de los vidrios del hipermercado, por lo que su presencia no pasaba desapercibida justamente. Ahora, una vez que policía tenga confirmado el dato, deberá ser puesto a disposición de la justicia federal, que decidirá los pasos a seguir, destacó diario El Chubut.