La mujer detenida por el intento de envenamiento al policía Gabriel Páez Albornoz, se llama Yanina Coronel, quien se negó a declarar y tiene prisión preventiva por "tentativa de homicidio agravado por el vínculo". Su familia salió en su defensa y aseguró que la mujer sufría violencia de género, habiendo intentando denunciar la situación en varias oportunidades sin recibir asistencia.

En las últimas horas, el personal que investiga el envenenamiento de Gabriel Páez Albornoz, policía de Seguridad Rural de La Pampa, tuvo un giro inesperado con la detención de su pareja por el delito de tentativa de homicidio agravado por el vínculo. La medida se tomó después de que encontraran restos de la sustancia tóxica que consumió la víctima, un insecticida llamado “metomil”, en el patio de un vecino.

Detuvieron a la esposa del policía que intentaron envenenar con un licuado: era víctima de violencia de género

El fiscal de la causa Oscar Cazenave, confirmó a los medios que “ella le preparó el batido de banana. Se analizó la licuadora y ese producto -metomil- tiene alto grado de contacto con la licuadora. El producto se vende como insecticida ”, detalló. La imputada, Yanina Coronel, decidió no declarar en fiscalía y gracias a un recurso presentado por su defensa cumplirá arresto domiciliario con pulsera electrónica en principio por 30 días.

Detuvieron a la esposa del policía que intentaron envenenar con un licuado: era víctima de violencia de género

En diálogo con El Diario de La Pampa, allegados a Coronel manifestaron tras su detención que ella sufría violencia de género por parte de Albornoz. En relación a los testimonios, él la celaba, la golpeaba y aunque ella quiso denunciarlo en más de una oportunidad, “nunca le dieron bola”, debido a que su pareja era miembro de las fuerzas de seguridad. Por esta razón, agregaron, es que no existen registros formales de la relación violenta que mantenían.

Para los investigadores, las pruebas reunidas en la causa son suficientes para dar por acreditado que la mujer preparó el licuado que provocó la descompensación de su pareja y padre de su hijo. En la licuadora que se encontró en la casa donde ambos convivían desde hace poco tiempo, detectaron restos de “metomil” y en el patio de la casa del vecino hallaron un paquete de esa sustancia. Se cree que ella misma lo descartó en ese lugar con la intención de eliminar las evidencias antes de que se concretara el allanamiento en su domicilio