El jueves por la tarde en el centro de Trelew, la policía demoró a un joven que tenía entre sus prendas un equipo de comunicaciones del que se sospecha lo utilizaba como un inhibidor de señal del cierre centralizado para vehículos.

Para la Ley Penal el andar con estos aparatos no constituye delito y entonces las autoridades para llevarlo a la comisaría e incautarle el “HT” le aplicaron el Código de Convivencia Ciudadana que "en su artículo 76 prohíbe la utilización de llaves, ganzúas o algún otro aparato que permita vulnerar sistemas de seguridad o cerrojo”, explicó a Radio 3 AM 780 el jefe de la dependencia que intervino en el procedimiento, el comisario Jorge Calderero.

El procedimiento se llevó a cabo al comienzo de la tarde en las inmediaciones de Italia casi Sarmiento. El demorado, que tendría antecedentes por robo, se sospecha que andaba con un cómplice que alcanzó a escapar de la policía, según consignó Radio3.

Las autoridades fueron alertadas por algunos comerciantes que llamaron al “101”, al ver a dos sospechosos que merodeaban por el lugar. Según Calderero, el equipo que le incautaron al demorado “estaba prendido y con una determinada frecuencia con la que se inhibe el cierre centralizado” de los vehículos.

“Los equipos de comunicaciones en determinada frecuencia interrumpe la señal de alarma inalámbrica que tienen los rodados y permite que el delincuente acceda al vehículo sin ejercer violencia, y a la vez reduce la calificación delictiva del hecho que terminan siendo un hurto”, clarificó el jefe de la seccional Primera.

Cuando se le consultó cómo debían los automovilistas prevenir que les roben con inhibidores explicó: “Lo más esencial es que cuando uno desciende del vehículo se pare junto al rodado active el cierre a distancia y vea que los seguros se bajan y que las luces de advertencia se encienden”.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!