El hombre de 38 años que fue detenido en Vicente López tenía una orden de exclusión de hogar y una restricción perimetral que le impedía acercarse a su expareja. Aún así, violó la medida judicial y la atacó delante de la hija adolescente que ambos tienen en común.

Un rato antes, el hombre que ahora se encuentra detenido había recibido la notificación de la Justicia en la que se le informaba sobre su prohibición de acercamiento a la víctima y se enfureció. A los gritos y por la fuerza irrumpió en la vivienda que durante 21 años compartió con su exmujer en Munro y ella escapó corriendo con lo único que encontró a mano para poder defenderse: un cuchillo para untar manteca.

Carolina no había alcanzado a llevarse su teléfono celular, pero salió desesperada a la calle y fue directamente hacia un lugar denominado Punto Seguro de la localidad de Carapachay, desde donde se pudo comunicar con un operador del Centro de Monitoreo Municipal de Vicente López para pedir ayuda.

“Yo estoy acá, en Vélez Sarfield y Ader. Soy la misma chica de hoy, de la exclusión de hogar. ¡Vino y rompió todo! ¡Me dijo que me va a prender fuego y me va a matar!”, se la escucha decir a la víctima desde el tótem, equipado justamente con micrófono y con cámaras que graban las comunicaciones para que eventualmente después puedan ser usadas como prueba para presentar ante la Justicia.

A los pocos minutos, una patrulla localizó al acusado a pocas cuadras del lugar del hecho y se lo llevó detenido por desobedecer la medida judicial. En diálogo con El Trece, Carolina, la víctima, remarcó angustiada: “Yo no me quiero quedar con su casa, tampoco quiero que esté detenido. Lo único que quiero es vivir en paz”.

El padre de su hija ya había estado preso meses atrás por otra denuncia que ella presentó en su contra por violento, cuenta Carolina. Sin embargo, los insultos y los golpes no se detuvieron cuando recuperó la libertad y el jueves pasado la situación volvió a salirse de control. Fue entonces cuando decidió volver a la Comisaría de la Mujer para denunciarlo. “No quiero volver, no es vida”, concluyó.

Según trascendió a los medios, la fiscal Lidia Osores Soler, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Violencia de Género de Vicente López, pidió que la aprehensión del imputado se convierta en detención, solicitud que fue aceptada por el juzgado de Garantías que intervino en el expediente.