RÍO NEGRO - Una maniobra fraudulenta habría permitido a los delincuentes alzarse con más de 4 millones de pesos. Las comunidades del alto valle de Río Negro y Neuquén están entre las más afectadas. Los delincuentes fueron detenidos en Mendoza.

Según publicó el diario Río Negro, se trata de dos estafadores que a través de la clonación de tarjetas de débito en cuatro provincias -entre ellas Neuquén y Río Negro- robaron dinero de las cuentas de cientos de clientes de los bancos. 

La policía dió cuenta de unos 60 casos sólo en la capital neuquina, y pudo determinar que sólo tres entidades financieras nofueron afectadas por esta maniobra.

Sin embargo, estiman que el número de víctimas es mucho mayor, ya que los bancos suelen encubrir estas falencias en su seguridad alegando una "falla de sistemas", y reintegrando el importe que los clientes denuncian como faltante.

Las autoridades detuvieron a dos individuos que presuntamente habrían adulterado cajeros electrónicos en Mendoza, y se le dio intervención a la Justicia neuquina.

Cómo es el fraude

Lo que más sorprendió a los investigadores fue la facilidad que tenían los delincuentes para adulterar los cajeros automáticos. Según explicaron, el dispositivo consistía en dos partes, un “skimmer” que leía la banda magnética y una microcámara que se ubicaba apuntando al teclado. Todos los elementos se montaban con partes de cajeros automáticos desarmados y poseían baterías autónomas. Luego los dejaban operando entre 30 y 40 minutos.

Para montar los aparatos tardaban entre 20 y 40 segundos, en ese tiempo utilizaban herramientas para extraer la ranura donde se introduce la tarjeta de débito dentro del cajero y en cambio colocar el skimmer, que es imperceptible. Por otro lado las cámaras para obtener las claves se montaban con un zócalo de metal por encima de las pantallas táctiles. De esta manera obtenían la información de las cuentas y las claves de acceso.