SANTA CRUZ (ADNSUR) - La investigación, que comenzó hace dos meses, se inició luego de la detención en el Aeroparque Jorge Newbery de una empleada doméstica de 46 años que intentó traficar 468 gramos de cocaína en un vuelo de Aerolíneas Argentinas con destino a Río Gallegos.

Durante los controles preventivos en los puntos de inspección y registro, los oficiales entrevistaron a la pasajera ya que sus pertenencias habían activado las alarmas al traspasar el arco detector de metales. 

Al requisarla, encontraron tres bultos extraños con una sustancia blanquecina que tras ser sometida al reactivo químico para clorhidrato de cocaína, dio positivo.

La mujer manifestó espontáneamente que viajaba en compañía de un pasajero a quien se ubicó mediante la colaboración del personal de videovigilancia y que resultó ser un soldador de 37 años que también fue aprehendido; ambos registraban varios antecedentes penales.

La investigación se profundizó hasta que se pudo establecer la existencia de una organización cuyos integrantes cumplían roles bien diferenciados: había un proveedor de la sustancia, un destinatario que la recibía y la racionaba a distintos puntos utilizando a familiares, un encargado de la logística de distribución, un vendedor al menudeo y quien compró los pasajes de los primeros arrestados.

En el marco de la pesquisa, se realizaron cinco allanamientos en domicilios ubicados en las localidades de González Catán y Ciudad Evita (de La Matanza) y Melchor Romero (de La Plata), donde se detuvo a cinco hombres y se secuestraron 106.130 pesos, 141 dólares, cinco vehículos, 17 teléfonos celulares, dispositivos electrónicos y documentación de interés para la causa. 

Todos los aprehendidos y lo incautado fueron puestos a disposición del juzgado federal 7, a cargo de Sebastián Casanello.