Una joven misionera de 26 años denunció, en octubre del 2021, a un vecino por abuso sexual. Pese a su declaración, el hombre continúa libre y en los últimos días amenazó a la hija de tres años de la mujer.

El hombre fue identificado como Aníbal Ricardo D.C., de 32 años, quien amenaza constantemente a la víctima a través de WhatsApp, llamadas e, incluso, carteles pegados en el frente de su casa. “Qué linda que estás. Te aviso que si vuelvo a verte con un tipo le corto la cabeza a tu hija y te mando en una caja”, fue uno de los mensajes del violento agresor que reside en la ciudad de San Vicente.

“No te hago desaparecer porque no quiero, pero vas a llorar lágrimas de sangre porque te voy a reventar la vida. Siempre te tengo vigilada. Sé bien hasta con qué ropa dormís”, le escribió.

“Bebé, vas a ir corriendo a denunciarme o ya no te animás. Decí lo que quieras, nadie te va a creer. Tro... Estoy acá, abrime”, le envío tras enterarse de que la joven lo había denunciado por abuso sexual. 

“Yo no sé qué nos puede pasar mañana o pasado, pero sí sé que en cualquier momento nos pueden hacer desaparecer y tengo muchísimo miedo. Por eso decidí hacer público mi caso y mostrar las pruebas que tengo, aunque parece que para la Justicia no alcanza”, aseguró la joven en diálogo con El Territorio.


El hecho ocurrió en la ciudad de San Vicente
El hecho ocurrió en la ciudad de San Vicente

A su vez, contó que había entablado una relación de amistad con su vecino aunque todo cambió una noche. “Yo le dejé en claro que no me interesaba otra cosa que ser su amiga. Una noche organizamos para cenar y estaba todo bien, hasta que en un momento él me dijo que escuchó ruidos y que iba a ver si no quisieron robar en su casa. Al rato volvió y estaba raro, como alterado. No sé si consumió algo, pero estaba diferente”, comentó.

Tras advertirle que iba a realizar la denuncia, el sujeto comenzó a amenazarla. “Me decía: ‘Sos grande y sabés qué hacer, pero acordate de que siempre voy a vivir en este barrio y toda mi gente también’. Esa fue la primera amenaza y, pensando en la seguridad de mi hija, no hice la denuncia. Eso fue un error, porque a partir de ahí nunca paró de molestar y acosarme”, contó tras el hecho que sucedió en abril.

“Me asesoraron, conté todo lo que había pasado en los meses anteriores y fui a la Comisaría de la Mujer para hacer la denuncia por abuso sexual. Fue lo mismo que nada porque todos los días el tipo circula frente a mi casa. Ni siquiera le dieron la prohibición de acercamiento”, culminó la mujer

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!