COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Una mujer denunció que una familia gitana secuestró a su hija de 15 años. La adolescente zíngara falta de su casa desde la tarde del viernes 27 y hasta ayer no aparecía y la buscaban sus familiares residentes sobre avenida Estados Unidos al 800.  

“Los gitanos compran a nenas de 12 a 15 años para esclavizarlas y tenerlas de sirvientas”, dijo la mujer a diario Crónica y explicó “Yo no quiero la ley gitana para mi hija. Quiero la ley civil. La ley gitana acá no sirve; no voy a permitir que ellos la compren como si fuera un automóvil o un animal, porque eso es lo que hacen los gitanos: te compran una nena de 12, 13, 14 o 15 años, porque son degenerados; ésa es la palabra. Ellos la compran, la pagan y después se adueñan de esa jovencita y si hay 10 personas en esa casa, a las 10 las tiene que atender. Ellos compran una esclava, y yo no quiero eso para mi hija".

 

 

"Tengo otros hijos mayores de 20 años que se casaron por amor, no de esta forma”, comparó la mujer.

Según contaron familiares, la menor es una chica dócil que sale poco del hogar. Sin embargo, el viernes a la tarde salió a una farmacia cercana a comprar un remedio y desde entonces no regresó.

Manifestaron que la vieron subir a una camioneta Toyota blanca con vidrios polarizados que pertenecería a otra familia zíngara. “Fuimos a verlo y nos negó que tuvieran a mi hija, pero tampoco estaba su hijo; él se la habría llevado y el padre le prestó el vehículo", dijo la mujer.

Comentó que hicieron la denuncia "ese mismo viernes en la (comisaría) Tercera y el sábado a la mañana apareció la Brigada de Búsqueda de Personas".

"Lo único que quiero es que mi hija aparezca sana y salva por nuestra casa. Hoy (por ayer) nos mandaron a ofrecer entre 300 mil y hasta 500 mil pesos, pero mis hijos no se negocian; se casan por amor”, insistió la madre de la adolescente y que, siendo criolla, se casó con el padre de sus hijos que sí era gitano. 

Según pudo saber ADNSUR, la joven está localizada y se pidió la intervención de la Asesoría de Menores para conocer la opinión de la menor y al Juzgado de Familia.