Una nena de 12 años le confesó a su madre que su padrastro la abusó sexualmente durante tres años. La mujer ya realizó 8 denuncias y pide que a la espera del juicio, el hombre sea detenido hasta el inicio del proceso.  

Belén Carrizo desconocía que dormía con su enemigo. Es que aquel hombre con quien llevaba conviviendo 7 años y con quien planeaba casarse, era quien le arruinó la niñez a su hija de 12 años.  Desde que lo denunció, las amenazas y hostigamientos no han parado desde el entorno de él. "Hoy ya llevo la octava denuncia entre amenazas y hostigamiento y abuso. Ya es inmanejable. Estamos hablando de 8 denuncias en poco más de 50 días”, dijo la mujer quien también es abogada. 

 “Viví y dormí durante 7 años con él. Hasta el día que nos enteramos porque mi hija toma la valentía y el coraje para contarme que esta persona abusaba de ella desde los 7 años (tiene 12). Hace dos años ya no la abusaba pero durante 3 o 4 años lo hizo", confesó.

Belén, la mamá de la nena abusada por su padrastro: "Es una nena que le arruinaron la infancia".
Belén, la mamá de la nena abusada por su padrastro: "Es una nena que le arruinaron la infancia".

Según contó a Diario Jornada,  se enteró de los aberrantes abusos sexuales contra su hija cuando la pequeña decidió confesárselo.  Belén inmediatamente lo confrontó y él le respondió: "cuidado que con lo que digas vas a arruinar una familia", para después retirarse e irse a bañar. "Cuando terminó de bañarse lo desconocí. ¿Con quien viví? Me paro y le digo: no sé cómo hiciste para hacer tanto daño: cuando yo dormía cuando iba a la iglesia. Esos momentos le arruinaron la infancia”, relató.

Asimismo, indicó que  “al tercer día que logramos que se vaya , que decía que se iba a matar. Para esto, se sentía culpable mi hija. Cargaba la mochila de un monstruo. Le dije que haga lo que quiera, que nos ahorraríamos un proceso penal. Hablo con el papá de mi hija y mi familia contándoles esta situación. Fue terrible”, dijo la madre de la pequeña.

Por estas horas, la mujer espera que sea detenido mientras se inicia el juicio en su contra por abuso sexual, ya que además del caso de su hija se sumaría el de una sobrina. “Miedo no tengo. El miedo lo perdí el día que me enteré que había vivido 7 años con un monstruo y a veces, uno le tiene miedo al afuera y te das cuenta que el peligroso, el extraño estaba adentro con vos y dormía con vos", concluyó.