COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR)- Tras la denuncia realizada el pasado 13 de febrero sobre un intento de secuestro en la Avenida Kennedy y Martín Fierro, donde se apuntaba contra un hombre calvo que circulaba en una camioneta, en la madrugada de este lunes se hicieron públicas dos denuncias más, con características similares, en el mismo barrio Ceferino.

La menor de 17 años alcanzó a tomar foto del hombre que la invitó a subir a su auto.

En la madrugada de este lunes se recepcionó en la Seccional Cuarta una denuncia penal de la madre de una menor, domiciliada en el barrio 30 de Octubre, quien denunció que su hija de 17 años sufrió un intento de secuestro, según indicaron fuentes policiales.

El hecho ocurrió alrededor de las 22.45 horas del domingo, cuando la menor se encontraba esperando la línea 3 en la garita de colectivo ubicada en la Avenida Kennedy al 1200, entre las intersecciones de calle Florencio Sánchez – Islas Leones (Plazoleta 2 de Abril). Allí vio una furgoneta de color blanca- similar a una Fiat modelo Fiorino, cuyo conductor frenó y abrió la puerta izquierda del acompañante y le habría manifestadoo: “subí al auto, mamita. ¿Cuántos años tenés? Subí, subí”.

La menor identificó al conductor como un hombre 30 a 40 años, morocho, robusto, de pelo color gris, calvo, de remera azul con gris a rayas, quien hacía  señas con su mano izquierda para se que subiera al vehículo.

En medio del susto, la adolescente se escapó caminando por avenida Kennedy en dirección contraria, pero el hombre la siguió. Inmediatamente, logró subir al colectivo línea Nº 3 y el hombre comenzó a seguir el colectivo y desde la ventanilla hacía ademanes, perdiéndolo de vista en inmediaciones de avenida Kennedy y avenida Patricios.

SALVADA POR UNA PAREJA

Otra denuncia se hizo pública a través de Twitter, en donde una joven denunció que también fue abordada por un hombre en una plaza ubicada a metros de la Avenida Estados Unidos. Aún no se recepcionó la denuncia policial.

https://twitter.com/Gilabertt27/status/1097344445933064192

"No alcancé a sacar foto de la patente de los nervios que tenía. Pero gracias a una pareja pude llegar a casa. Juro que pensé que no veía más a mi hija. Dios, ¡qué angustia!", escribió tras el episodio ocurrido en la noche del domingo.