RÍO GALLEGOS -  Un hombre de 48 años fue denunciado por su ex-mujer, de 45 años, por abusar sexualmente de sus hijos menores de edad. No es esta la primer denuncia que radica, ya que también lo denunció meses atrás por violencia de género y amenazas.

El hombre, M.R, se desempeña en el ámbito municipal y la difusión de la denuncia generó un gran revuelo en la localidad. Sandra es la madre de sus cuatro hijos y ya había lo denunciado por violencia de género y amenazas. El pasado jueves 25 de marzo, luego que sus hijos se animaran a contar lo sucedido, radicó la denuncia por abuso sexual.

"Yo me separé en julio del año pasado y en diciembre le hice una denuncia por amenazas de muerte y maltrato familiar. Pero el miércoles pasado, hablando con mi nena de 8 años, ella me dijo que le tenía miedo, lo cual me pareció extraño. Entonces le di la seguridad de que el no iba a volver más a la casa, que no iba a tener más contacto con el, y ahí ella se largó a llorar y me dijo que el la acosaba, que siempre le tocaba sus partes íntimas", relató Sandra en diálogo con Nuevo Día.

"En ese momento yo quise ir hacer la denuncia enseguida, pero no pude porque estaba sola con mis otros hijos. Y en eso que ella hablaba, viene mi nene de 5 años y me dice: "A mí también me metió el dedo y me hizo dolor", continuó.

En ese momento, Sandra decidió esperar hasta el día siguiente por la tarde, que era cuando llegaba su hija mayor, de 13 años. "Cuando le conté a ella lo que pasó, se me descompuso y en cuanto yo trate de calmarla, me dijo que a ella también la había violado varias veces, desde sus 7 años", mencionó.

Con M.R, Sandra tiene cuatro hijos: tres son hijos biológicos de ambos y la cuarta es hija de ella únicamente, pero él le dio su apellido.

"A mis nenes más chicos los tocaba, mientras que a mi nena más grande la violaba vaginal y analmente, y la obligaba a realizarle sexo oral", afirmó la madre, quien dijo tener mucho miedo e impotencia por la situación.

Según indica Nuevo Día, la mujer radicó la denuncia este jueves, y no recibió ninguna novedad aún al respecto, aunque señaló que sobre M.R. pesa una restricción de acercamiento desde la primera denuncia por violencia y amenazas.

Sandra contó que hasta el momento nadie se contactó con ella y que pidió que les realicen los estudios correspondientes, pero se lo negaron argumentando que "era muy reciente"

"Yo no quise llamarlo ni contactarlo porque tengo miedo, porque él nos amenazó de muerte", aseguró, y mencionó que el hombre tiene un arma de fuego en su poder.