BUENOS AIRES (ADNSUR) - Matías Rivas, un joven de 21 años, llegó el pasado lunes por la noche a la guardia del hospital Eurnekián de Ezeiza para que atendieran a su novia, Micaela Cancelo de 22. Ella había sufrido graves quemaduras en su cuerpo, y cuando los médicos le preguntaron qué había ocurrido, el hombre dijo que la chica se había rociado con aguarrás y luego se prendió fuego.

Todo ocurrió en el marco de una discusión en la casa que comparten junto a su pequeña hija, en la calle Posadas al 250, de la misma localidad bonaerense.

El primer parte médico no fue alentador. Micaela tiene más del 20% del cuerpo quemado, sus vías respiratorias están seriamente comprometidas y está en coma farmacológico. Debido a la gravedad de las heridas, debió ser trasladada al Hospital del Quemado, en el barrio porteño de Caballito. La joven está grave y pelea por su vida.

Ante la Policía Bonaerense, Rivas dijo prácticamente lo mismo, que Micaela, en medio de la pelea, amenazó con quitarse la vida y que de un momento a otro, cuando él se quiso ir de la casa, se prendió fuego. Sin embargo, la denuncia de la familia de la joven es otra y apunta directamente contra el novio.

Tanto Daniel como Verónica, padre y tía de la mujer quemada, sostienen que fue Rivas el que la prendió fuego. Aseguran que el ataque fue el resultado final de una pelea que comenzó el lunes antes del mediodía. "Matías se llevó a la nena a casa de su madre para que no presenciara la pelea", relató la tía, quien dijo que la relación en los últimos meses se había tornado violenta.

De hecho, en diálogo con A24, dijo que hace dos días lo encontraron mientras intentaba ahorcarla y que los vecinos escucharon los gritos de Micaela. "Llamó al papá para pedirle ayuda", reveló la mujer. El papá, a su turno, dijo que su hija lo defendía y que cada vez que podía le advertía sobre los maltratos por parte de Rivas. Señaló que Micaela era "víctima de violencia de género" y que el joven es "muy nervioso y agresivo".

"Mi hija era víctima de violencia de género, fue atacada en varias ocasiones. Incluso, los vecinos escucharon sus gritos esa misma noche [la del lunes]. Sin embargo, el novio dice que ella se quemó sola. Ella va a poder decir toda la verdad cuando despierte", agregó el hombre en diálogo con TN. Según fuentes provinciales, Rivas no cuenta con denuncias previas ni con ningún otro tipo de antecedente.

Qué dijo el acusado

Rivas, por su parte, se defendió. Negó la acusación y dijo que fue la propia chica la que se tiró encima el aguarrás y se incendió. El joven dijo en realidad que su novia tiene entre el 20 y el 22% del cuerpo y no el 80%, como asegura la familia Cancela. "Micaela llegó a decirle a los policías y los médicos del hospital que ella lo hizo. Tengo testigos. Cuando ella llegó al hospital, la doparon porque tenía mucho dolor", aseguró el joven en diálogo con TN.  "Cuando la vi así, grité y pedí ayuda", dijo Rivas, quien sostuvo cuando él le dijo que iba a dejarla, "ella amenazó con suicidarse".

La investigación quedó a cargo de la fiscal de Violencia de Género de Lomas de Zamora, María Lorena González, quien por el momento no tomó ninguna medida sobre el novio de Micaela. La funcionaria espera nuevas pericias para saber si Rivas fue el que la quemó. También intervino personal de la comisaría quinta del Barrio La Unión, de Ezeiza.

Rivas fue revisado: no presentó heridas compatibles con movimientos de defensa de una posible víctima.

Fuente: Infobae

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!