RÍO GALLEGOS (ADNSUR) - Una mujer de Río Gallegos denunció que el presidente del Concejo Deliberante, Emilio Maldonado, abusó de su hija de 9 años. Fue luego de que el viernes pasado la niña entrara en una crisis de llanto y se animara a contar lo sucedido: "Me dijo que la tocaba y me decía que sentía mucho miedo y vergüenza de lo que pudiera pasar", sostuvo la madre en contacto con LU12 AM680 de la capital santacruceña. 

Según publicó La Opinión Austral, cerca de la 1 de la mañana del viernes pasado la nena largó el llanto contenido desde hacía varios meses. De acuerdo al relato, no paraba de rasguñarse las rodillas. La mamá estaba en la cocina y la escuchó pero pensó que era porque le había quitado el celular para que se durmiera. Pero el llanto no paraba y fue a verla a la habitación. "Mamá, Emilio me tocaba, me tocó muchas veces", le respondió.

Concejal de Río Gallegos, Emilio Maldonado.
Concejal de Río Gallegos, Emilio Maldonado.

"Yo no lo podía creer, quedé en shock. lo primero que hice fue salir de la pieza y llamar a mi mamá y yo lloraba", dijo la mamá. Fue a la Comisaría de la Mujer a radicar al denuncia pero desde allí las acompañaron a la Comisaría Sexta. Allí "me atendieron, pude decir todo y la hicieron hablar a mi hija, lo que me pareció raro".

En el acta judicial consta que en la denuncia la nena dijo que Emilio Maldonado -concejal de Río Gallegos electo en octubre de 2019- "le toca sus partes íntimas, la manoseaba y frotaba su mano en sus partes íntimas" y que eso ocurrió al menos 5 veces desde septiembre de 2019, cuando iba a su casa.

Según informó La Opinión Austral el concejal fue notificado por la Justicia acerca de la denuncia pero se desconoce al momento si se presentó.

Roxana hizo pública la denuncia porque desde que se presentó a la comisaría su hija no recibió contención de ningún tipo. "Fui a Fiscalía mi hija se está lastimando y necesita ayuda", dijo en diálogo con LU12 AM680.

La denuncia contra el concejal de Río Gallegos (Gentileza La Opinión Austral)
La denuncia contra el concejal de Río Gallegos (Gentileza La Opinión Austral)

"Yo admiraba a esa persona. Lo teníamos allá arriba por ayudar a tanta gente. Él nos ayudaba mucho económicamente. Eramos muy amigos, yo iba a su casa, nos invitaba a comer", afirmó consternada.

Cuando la niña se animó a contar no dudó en hacer la denuncia. "Tengo miedo pero tengo todo el apoyo de mi familia y de la familia de mi hija. Me decían 'hacé la denuncia porque va a quedar impune' y la verdad que sí porque no puede ser que no me den una psicóloga", afirmó.

"Tengo miedo de que me pase algo, de que la gente que a él lo quiere y lo admira me haga algo pero trato de no demostrárselo a mi hija para que ella sea fuerte".