En diálogo con La Cien Punto Uno, la madre del bebé, Jesica Arismendi, recordó que “cerca de las 23:30 fui al baño porque tenía mucha hemorragia, al salir empecé a escuchar que se quisieron robar un bebé. Volví a la sala y una chica de la otra sala me entregó a mi bebé. Me acuesto con él porque estaba muy débil y en eso viene la enfermera y se lleva a la chica. Pregunto qué bebé se quisieron robar y ahí me dijeron que fue el mío. La enfermera me cambió de sala para que no esté sola, así que ahí le avise a mi marido para venga al Hospital”.

Dado que Arismendi compartía la sala, indicó que “sólo me llamaba la atención el modo de hablar de la chica pero nada más. También me contaron que ella había intentado asfixiar a su propio bebe a horas de haber dado a luz”.

A su vez, el suegro de Arismendi pidió mayor “seguridad porque dejaron que esta persona se vaya y hoy está en la calle con la posibilidad de que pueda hacer daño a otro niño. Queremos que este encerrada con tratamiento”.