Los Ramones, un peligroso grupo de delincuentes y asesinos está en huelga de hambre en una cárcel. Manuel Colón (36), Mauricio Ramírez (32) y los hermanos Rodrigo (25) y Leandro Ramón (23), todos oriundos de Trelew, que están acusados por el “homicidio en ocasión de robo” de Beryl Williams, de 86 años, ocurrido en Puerto Madryn en 2019.

Leandro Ramón, uno de los acusados por el homicidio en ocasión de robo de Beryl Williams detenido en la Alcaidía Policial de Trelew, presentó un escrito informando que comenzó una huelga de hambre “seca”, reseña Jornada.

Piden que les den una fecha de juicio oral y público ya que considera que “se hizo la audiencia preliminar el mes pasado y hasta entonces no se ha dispuesto fecha de juicio oral, viendo la Fiscalía ya juntado todas las pruebas para realizar el mismo. Por eso le pido nos pueda conceder una fecha para mí y mis consortes de causa”.

En la audiencia efectuada el viernes, Mauricio Ramírez acordó seguir detenido en prisión preventiva mientras continúa la causa. “El Negro”, como lo apodan, estuvo prófugo en la causa y fue detenido en San Luis. Cuando lo detuvieron, estaba pintando el Volkswagen Bora que habrían utilizado para cometer el robo y asesinato.

En la causa, los fiscales poseen el contenido de una intervención telefónica que, a su criterio, compromete a Ramírez y a los hermanos Ramón porque los coloca en la escena del crimen. Algunos de los fragmentos de la conversación donde se refieren al hecho dicen que “el vago -por Ramírez- tampoco va a poder tirar contra Los Ramones”, y analizan que “él puede zafar de una forma, que él fue el que los llevó y nada más, que los otros se hagan cargo, viste”. En la conversación agregan que “él está involucrado en un robo no en una muerte” y dicen que “sólo ven el auto”, en relación a las filmaciones de las cámaras de seguridad.

Otro punto clave en la causa es una lata con dinero que fue hallada enterrada en el domicilio de Colón. Una de las hijas de la víctima reconoció que era la lata de costura de Beryl, donde guardaba dinero.

Fuente: Jornada