ESTADOS UNIDOS - Una mujer de Tennessee, Estados Unidos, fue acusada de asesinato en primer grado tras la muerte de su pequeño hijo -de apenas 11 meses- cuando lo dejó en una bañera llena de agua para salir a fumar.

Se trata de Lindsee Louise Leonardo, de 32 años. La mujer dejó al niño al cuidado de su pequeña hermana por unos diez minutos. La madre dijo a las autoridades que encontró a su hijo flotando en la bañera después de irse para fumar un cigarrillo y escuchar música en su teléfono.

Los esfuerzos para salvar su vida lograron que el corazón de Aiden se reiniciara y lo llevaron al Centro Médico Tennova Turkey Creek, y más tarde al East Tennessee Children's Hospital, donde permaneció en estado crítico. 

Sin embargo, el bebé murió el viernes por la mañana, confirmó a los medios de comunicación la portavoz del East Tennessee Children's Hospital, Erica Estep.