BARCELONA (ADNSUR) - Un bebé de un año murió en las últimas horas luego de que sus padres se lo olvidaran en el auto mientras iban a hacer trámites. El trágico hecho ocurrió el domingo en la localidad francesa de Pithiviers (Loiret). El pequeño se deshidrató tras estar más de dos horas a 30 grados encerrado dentro del vehículo.

Los abuelos fueron los que se dieron cuenta del descuido de los padres, que dejaron al bebé dentro del coche.

Aunque el menor fue rescatado con vida y trasladado a un hospital, permaneció en estado crítico tres días hasta que murió.

Según la cadena BFMTV, el niño sufrió una deshidratación severa al haber estado expuesto a altas temperaturas durante un tiempo prolongado.

La policía francesa interrogó a los padres, que quedaron en libertad bajo custodia, ya que se abrió una investigación por “lesiones no intencionadas”.

Según el fiscal, son personas “insertadas” socialmente que no estaban siendo asistidas por los servicios sociales del país.

Al pequeño se le practicará la autopsia para acabar de determinar la causa de la muerte, detalló La Vanguardia.