Un niño de cinco años se convirtió en una víctima mortal de las altas temperaturas en Estados Unidos. El pasado lunes su mamá lo dejó dentro de un auto afuera de la casa de la familia en Houston, mientras ella se preparaba para acudir a la fiesta de cumpleaños de su hija. De acuerdo con el reporte de CNN, la mujer estaba apurada y se bajó del auto esperando que sus hijos la siguieran: los dos mayores lo hicieron, pero el menor quedó dentro del rodado. 

El pequeño, de 5 años, se quedó en el auto afuera de la casa, mientras que sus hermanso -uyn niño y una niña de 8 años- entraron a la vivienda. El alguacil del condado de Harris, Ed González dijo que aunque el niño no era un bebé y sabía cómo desabrocharse el cinturón, los investigadores creen que no conocía cómo funcionaba ese auto porque era de alquiler. Asimismo, las puertas no tenían ningún bloqueo activado.

“El niño no salió y, con las actividades que hacían, tardaron en descubrir que no estaba en la casa”. Fueron los socorristas los que declararon la muerte en el lugar y aún no está claro si la mujer enfrentará algún cargo.

De acuerdo con el Consejo Nacional de Seguridad, un promedio de 38 niños menores de 15 años fallecen por un golpe de calor luego de que los olvidaron en el auto. Su muerte es más rápida, porque su temperatura corporal aumenta con más velocidad que la de los adultos.

Algunas recomendaciones para evitar este tipo de tragedias consisten en nunca perder a los niños de vista, sobre todo cuando se viaja en el automóvil. Expertos recomiendan usar el aire acondicionado o ventanas abiertas, así como comprobar los asientos o colocar algún objeto personal donde están, para asegurarse de que alguien lo revisará antes de bajarse.

Estados Unidos vive una ola de calor intensa, el lunes las temperaturas en Houston alcanzaron un récord, con una máxima de 38 grados centígrados.

Con información de La Nación

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!