BUENOS AIRES - La legisladora bonaerense Carolina Píparo declaró este miércoles en sede judicial por el robo que denunció haber sufrido la madrugada del 1 de enero por parte de motochorros en La Plata. Tras el hecho, su esposo embistió a dos personas que iban en moto al aparentemente confundirlos con los ladrones.

Después de salir de la fiscalía y declarar por más de cuatro horas en la causa a cargo de la fiscal María Eugenia Di Lorenzo, Píparo habló con los medios y aseguró: “En todo momento nos sentimos en peligro de vida y jamás quisimos lastimar a nadie. Y no bien nos sentimos a salvo lo primero que dijimos fue que habíamos tenido un accidente y que queríamos saber cómo estaban las personas. Los policías también declararon en ese sentido”.

Y siguió: “Yo declaré como víctima del robo y en calidad de testigo en el accidente posterior y conté lo que pasó”.

“La fiscal me tomó toda la declaración. En principio entendemos que desde varios medios de comunicación y en redes se perdieron los focos de lo que pasó. El primer foco es que seis delincuentes, teniendo dos varones a la misma distancia, eligieron atacar a una mujer. Y volví a tener un revolver en mi cabeza. Y el segundo hecho, el accidente, se está investigando en el marco de sentirnos en peligro de vida”, contó.

Luego, con respecto a la declaración del abogado de uno de los motociclistas atropellados por el esposo de Píparo, en relación con que la pareja había llegado a la comisaría en estado de ebriedad y que “habían vomitado”, la legisladora provincial aseguró: “Ninguno de los dos vomitó. Estábamos ambos preocupados y nervioso porque durante tres horas no supimos como estaban estas personas. Mi marido pidió ir baño y obviamente la cadena no funcionaba y pidió un balde para tirar la cadena”.

La citación fue realizada por la fiscal platense Di Lorenzo, quien a partir de las 16 horas escuchó el relato del suceso de boca de la propia denunciante. Por el momento, según lo que trascendió, la fiscal Di Lorenzo no adoptó ninguna posición ni citó a declarar al esposo de Píparo, Juan Ignacio Buzali, ya que continúa recopilando elementos con el fin de determinar las circunstancias en las que chocó a los jóvenes que para la Justicia no tuvieron nada que ver con el asalto.

Mientras tanto, se esperan los resultados de una serie de medidas de prueba ordenadas por la fiscal Di Lorenzo -titular de la UFI N° 17 de La Plata- para conocer la calificación definitiva del expediente y lo que podrá ser o no la imputación a Buzali. Solicitó pericias a Policía Científica tanto al auto Fiat 500 L en el que viajaban Buzali y la legisladora, como a la moto Honda XR250 en la que circulaban Lavalle y el joven al momento de ser atropellados.

Esta tarde se conocieron imágenes clave del caso: el momento en que el auto Fiat 500 L conducido por su marido, Juan Ignacio Buzali, con la diputada provincial como acompañante, arrastraba la moto Honda Tornado tripulada por Luis Lavalle y con un adolescente de 17 años como acompañante. Lavalle fue herido en su cabeza, una lesión que requirió varios puntos de sutura. Buzali, al menos en la imagen, continúa su camino.

Fuentes del expediente aseguraron a Infobae que, por lo pronto, se conoce el video del arrastre, que se habría extendido por al menos “300 metros” según testigos. Sin embargo, falta el del impacto, una filmación que aún no consta en la causa.

Por lo pronto, no hay un pedido de detención formal contra Buzali. El abogado De Vargas realizó uno, pero la única facultada en el caso para pedirlo de acuerdo al Código Procesal Penal es la fiscal. La jueza Marcela Garmendia, por su parte, rechazó con el apoyo de la presidencia de la Cámara platense la recusación presentada por el abogado, que aseguró que el hijo de Garmendia es funcionario en la Municipalidad de la ciudad, lo que afectaba supuestamente su parcialidad. En su fallo, la jueza razonó que el vínculo no tiene ninguna gravitación sobre la investigación, habló de “planteos forzados” y “carentes de sustento argumentativo y probatorio”.