El jurado popular declaró culpables a los dos acusados por la muerte de Nahiara, una nena de 3 años víctima de violencia reiterada en el seno familiar. La Fiscalía y la querella habían acusado por distintos delitos a su mamá, Valeria Miranda, y a su pareja Carlos Erbín, por considerar que tuvieron diferente responsabilidad en el fatal desenlace.

En pocas horas de deliberación, los 12 vecinos de Roca encargados de juzgar a los acusados llegaron a un veredicto unánime, declarando a Erbín culpable de femicidio y, a Miranda, responsable de abandono de persona seguido de muerte agravado por ser la madre de la víctima.

La niña, de apenas tres años, sufrió durante varios meses maltrato físico. Fue hallada muerta en la caja de una camioneta y los médicos forenses pudieron identificar 46 lesiones diferentes en su cuerpo. La Fiscalía logró probar que Erbín le causó la muerte al golpearla con un rebenque en la cabeza.

La defensa de la madre intentó atenuar su responsabilidad. Sin embargo, la Fiscalía despejó cualquier duda en el jurado. Durante el juicio, especialistas y testigos dieron cuenta de una situación de desprotección por parte de la acusada que comenzó antes de la violencia. Cuando la niña comenzó a sufrir maltrato físico, enfatizó la Fiscalía, tampoco hizo nada para protegerla.

Tras el fallo del jurado popular deberá realizarse un juicio de cesura para imponer las penas de prisión a los dos condenados. En el caso de Erbín, sentenciado por femicidio, solo cabe la prisión perpetua. En tanto que por Miranda, la defensa podría buscar atenuar el castigo.