LAS HERAS (ADNSUR)-  La coordinadora del Abasto de la Municipalidad de Las Heras no hizo la rendición de los cánones que se les cobran a proveedores en el ingreso a la localidad. Antes de que se descubriera la maniobra, la mujer hizo gala de haber ganado mucho dinero en el casino de Pico Truncado.

Las autoridades reconocieron que se detectó el robo de alrededor de un millón de pesos

Un escándalo se destapó el viernes pasado en la Municipalidad de Las Heras, cuando las autoridades del área de Comercio y Bromatología convocaron a una reunión con el personal de inspectores del Abasto, para comunicar que habían detectado el robo de alrededor de un millón de pesos.

Se trata de sumas que corresponden al cobro de los cánones que pagan los proveedores y que hacía meses no se rendían a la Municipalidad.

Según indicó La Opinión Austral, la mujer reconoció haberse quedado con el dinero y hasta se firmó un acta donde procedía a la devolución de $ 30.000, con el compromiso de devolver el resto. Sin embargo, las funcionarias Valeria Barros, directora de Comercio y Bromatología, y la secretaria municipal Natalia Crnkovic decidieron la desvinculación de seis personas con contrato precario.

“Le dábamos la recaudación a ella sin recibo ni nada y ella siempre nos decía que se iba ‘a rendir a la muni’”, señalaron.

El Municipio deberá ahora explicar cómo es que no detectaron que durante un buen tiempo no se rindió el dinero, si es que la coordinadora operó sola, ya que el control de los fondos municipales es una obligación de funcionario público.