ESQUEL (ADNSUR) - Este miércoles se llevó adelante por videconferencia una audiencia de revisión de la prisión preventiva para Cristian "Mai" Bustos. En este marco, el tribunal dispuso la continuidad de la prisión preventiva hasta el juicio o hasta la audiencia preliminar donde se podrá volver a discutir. Lo decidieron por los peligros de fuga y entorpecimiento.

Luego de un breve cuarto intermedio, los jueces dispusieron la continuidad de la prisión preventiva hasta el juicio por peligro de fuga y de entorpecimiento procesal, indicando que podrá ser revisada en la audiencia preliminar a realizarse el 26 de junio de este año.

Ricardo Rolón y Jorge Novarino integraron el tribunal que tuvo a su cargo la revisión obligatoria dispuesta por el Código Procesal Penal, al cumplirse seis meses de prisión preventiva. Bustos tiene dos procesos en trámite, en ambos casos se interrumpió el proceso por su fuga y los delitos por los que se lo acusa tienen pena de prisión perpetua.

Fidel González solicitó al tribunal que disponga la continuidad de la prisión preventiva por el evidente riesgo de fuga, así como por el posible entorpecimiento procesal mediante el amedrentamiento de testigos. Para sostener el pedido realizó un recuento de lo sucedido en relación a Bustos desde que fuera juzgado y condenado en primera instancia por el crimen de su bebé ocurrido en 2005. En esa oportunidad se fugó de la comisaría de Corcovado, donde cumplía prisión preventiva.

"Mai" Bustos estuvo prófugo hasta 2009, cuando descubrieron que fue a la casa de sus padres. Fue ese día que la policía intentó detenerlo, pero Bustos, junto a sus hermanos armados salieron haciendo frente los efectivos. Durante el enfrentamiento falleció un policía, otro resultó herido, murió uno de los hermanos Bustos y otro quedó parapléjico. Pese a todo, Bustos siguió adelante con su fuga y no fue encontrado hasta su aprehensión en Chile en 2015.

En El Chaitén hicieron un operativo cerrojo, donde Bustos se resistió con armas de fuego, hiriendo a un carabinero. Por ese hecho fue condenado en Chile a la pena de 4 años de prisión por tenencia ilegal de arma de fuego y de municiones. El Estado Argentino pidió la extradición, la que fue autorizada cuando finalizó el cumplimiento de la pena. Cuatro años después, se produjo el traslado a Chubut.

En noviembre se realizó la audiencia de apertura de la investigación por el crimen de Roberts, a pedido de la Fiscalía, el juez Jorge Criado dispuso la prisión preventiva hasta el juicio. A fin de abril la Fiscalía presentó la acusación pública. 

La defensora Valeria Ponce adelantó que no cuenta con elementos que le permitan ofrecer un domicilio adecuado en el que Bustos pudiera cumplir la detención. Atribuyó esta situación a las medidas dispuestas por la pandemia y a la imposibilidad de realizar un informe socio ambiental. Reconoció que su defendido no tuvo un comportamiento "acorde" al proceso y requirió a los magistrados una medida sustitutiva que permita cautelar los peligros procesales.