RÍO GALLEGOS (ADNSUR) - Después de que días atrás, la comunidad riogalleguense se manifestara en las puertas del Centro Juvenil Socio Educativo, ubicado sobre la calle Córdoba de la capital provincial, las autoridades comenzaron a gestionar el traslado del menor imputado por el crimen del menor y el abuso de su mamá a otro establecimiento de reinserción.

El joven imputado en la causa por homicidio, tentativa de femicidio y abuso sexual que conmocionó a todo el país fue trasladado en horas de la mañana de ayer sábado hacia el Centro Almafuerte de la provincia de Buenos Aires, informó La Opinión Austral. 

Javier M. de 16 años, está acusado de ser el cómplice de Omar Alvarado (33), principal sospechoso de abusar sexualmente de María Subelza y de matar a su pequeño hijo Santino, de 4 años.

A mediados de la semana pasada se conoció parte de las declaraciones que dio el menor de 16 años detenido por el asesinato de Santino, de tan solo cuatro años, y violación de su madre en la ciudad de Puerto Deseado.

El joven confesó ante el juez Oldemar Villa, y relató: “Me pidió una piedra y se la alcancé”, respecto del cómplice con el que actuó en el horrendo hecho, con la intención de despegarse de la autoría material del crimen.

María fue violada y su hijo de 4 años asesinado cuando habían ido a pasear por una playa de Puerto Deseado, localidad a la que habían llegado para visitar a otro hijo de la mujer, David Subelza. El joven está viviendo allí porque trabaja en el Ejército Argentino. 

Desde Salta, donde la familia despidió el miércoles los restos del pequeño Santino,  el joven habló por primera vez sobre el aberrante crimen ocurrido el 20 de febrero. “Mi hermanito no tenía la culpa de nada. No hizo nada malo, apenas si sabía hablar”, dijo afectado por la situación. Y además contó que a su madre le indicaron medicación y tratamiento psiquiátrico por al menos 30 días.