Este jueves se presentaron los alegatos de las partes en el juicio contra Cristian "Mai" Bustos, acusado del homicidio del policía Tito Roberts en 2009, y las lesiones a Cañumir, otro efectivo. El imputado volvió a declarar y este viernes se conocerá el veredicto.

Bustos admitió su culpabilidad y reconoció que disparó. "Acepto mi culpabilidad en todo lo que pasó, pero jamás fue mi intención matar a nadie, esta situación se dio porque estábamos bajo fuego", indicó.

En su declaración sostuvo: "Siento mucha culpa por todo lo que pasó, tal vez se pudo hacer de otra forma, pero las cosas se fueron dando de esta manera y todo pasó muy rápido. Esto fue terrible para las familias".

Asimismo el imputado contó que la primera persona en caer muerta fue Wilson Bustos, su hermano. "Yo no pensaba matar a nadie, solo quería huir, no tenía por qué matar a nadie pero en el momento que cae mi hermano perdí el control y disparé el arma sin darme cuenta que venía mi papá y podría haberle quitado la vida", detalló.

"No voy a decir que no soy culpable de esto, creo que hay una gran culpabilidad, jamás quise matar a nadie, pero en esta balacera que había contra mi hermano y contra mí era imposible no reaccionar de esa manera", agregó.

En el marco de su declaración, Mai Bustos exhibió ante el Tribunal una cicatriz que le quedó a raíz de una herida de bala recibida en su pierna, en el enfrentamiento con la policía, que terminó con la muerte de Tito Roberts.

"Fuimos acribillados a balazos desde atrás y jamás iba a matar a una persona si no veo a mi hermano muerto", expresó mientras mostraba la cicatriz. "Esta herida es así porque me dispararon mientras iba corriendo", agregó.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!