CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - La Justicia corroboró la identidad del sospechoso Nº 11 de haber participado en el crimen de Fernando Báez Sosa, el joven de 19 años que fue asesinado el pasado 18 de enero a la salida de un boliche en la localidad balnearia de Villa Gesell, y podría ir a juicio con el resto de los rugbiers acusados.

Así lo confirmó en las últimas horas uno de los abogados de la querella, Fabián Améndola, quien además dijo que está pendiente la incorporación de una pericia de todas las imágenes del momento del crimen en la que se pide la identificación de los rostros de los asesinos.

"En unas testimoniales que se tomaron hace dos semanas se pudo corroborar la identidad de la persona numero once", afirmó Améndola, y agregó "luego de la pericia que falta, veremos qué temperamentos tomaremos, al igual que la Fiscalía".

En declaraciones al portal Minuto G, de Villa Gesell, el letrado comentó que el joven identificado como número once podría incorporarse a la causa y ser juzgado junto a los rugbiers o que la causa podría llegar a desdoblarse.

"Nosotros hasta ahora nos hemos enfocado exclusivamente con lo que tiene que ver con la determinación del hecho puntual que es la muerte de Fernando y los autores materiales del homicidio, una vez que esté esa etapa concluida empezaremos a analizar otro tipos de responsabilidades", sostuvo Améndola, al referirse al Municipio de Villa Gesell y al boliche donde la víctima y los acusados se cruzaron. .

El abogado dijo además que "quedan por hacer las pericias psicológicas y psiquiátricas", que según él van a demostrar que fue un homicidio por placer.