El 25 de junio de 2014, Domingo Expósito Moreno fue asesinado de cinco balazos en Comodoro Rivadavia. Había llegado a la ciudad tras haber conseguido un fallo favorable por la tenencia de su hija que tenía junto a Nadia Kesen, una argentina que había viajado a España por trabajo y regresó a Chubut con la hija de ambos.

El joven español comenzó una batalla judicial hasta que finalmente obtuvo un fallo favorable para llevarse a su hija a vivir con él. Pero un día antes del regreso a España, fue asesinado por Sergio Solís, la nueva pareja de la madre de la pequeña.

Crimen de Expósito Moreno: ratificaron la absolución de su expareja

En octubre del 2016 Solís fue condenado a 17 años de prisión como autor material del homicidio y Nadia Kesen, a siete años como "partícipe secundaria". El Tribunal Superior de Justicia de Chubut ratificó la condena contra Solís pero absolvió a Kesen, ya que consideró que no estaba probada su participación en el crimen.

El tribunal chubutense sostuvo que Solís actuó por su propia decisión, ante la posibilidad de que su pareja decidiera volver a España: "Solís poseía la motivación para ultimar a la víctima, desde que tenía interés afectivo y económico en que Nadia Kesen no viajara a España, pues de esa manera vería modificado sustancialmente su régimen de vida", sostuvo el fallo.

El Procurador General adjunto de Chubut, Emilio Porras Hernández, apeló la absolución de Kesen, pero la Corte dejó firme el fallo en su totalidad, informó NA.