CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) – A partir de los datos surgidos en la autopsia del nene de 2 años mutilado que fue hallado al costado de la ruta 11, los médicos legistas creen que el cuerpo podría haber pasado por un proceso de congelamiento previo a ser arrojado al arroyo La Totora.

Esto contradice uno de los pocos datos ciertos que había hasta ahora, que era la data de muerte. Supuestamente se hablaba de 10 ó 12 días anteriores a la fecha en que encontraron al nene, que estaba sin manos, pies, órganos ni dientes.

La hipótesis de que lo hubieran retirado de una morgue y que el vaciamiento de órganos fuera producto de una autopsia previa es, en las últimas horas, la que cobró más fuerza. Por otra parte, empezaron los peritajes sobre la tela y el cabello que los buzos tácticos encontraron cerca del arroyo.

Estaban en una zona ubicada a unos 15 metros de la ruta, entre la banquina y un alambrado, que ahora sospechan que pudo ser el lugar original donde se dejó el cuerpo.

Fuente: Todo Noticias

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!