COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – Los delitos con uso de armas de fuego, tanto en la vía pública como en viviendas y comercios, crecieron durante los últimos meses en Comodoro. De hecho, la Fiscalía emitió un comunicado en el que expresa su “preocupación” por esta ola de violencia, que incluye también “delitos contra la vida como el homicidio de Axel Barra”. Se indicó que la política de persecución penal del Ministerio Público Fiscal “debe ser complementada con una firme decisión por parte de la Policía de prevención para obtener resultados que satisfagan las expectativas ciudadanas”.

“Existe una definida política de persecución penal de la Procuración General Adjunta y claras directivas a los fiscales acerca de cómo proceder frente a casos de esta naturaleza en relación al manejo de los secuestros, para evitar su reinserción en el mercado ilegal de armas, y en orden a la necesidad de continuar con el ejercicio de la acción penal hasta la obtención de una condena evitando consentir salidas alternativas del proceso”, se informó desde la Fiscalía.

Se explicó que tanto cuando se utilizan armas como instrumento para cometer otros  delitos como cuando la posesión o tenencia de armas configura un delito autónomo, no se podrá aplicar el instituto de la reparación o la conciliación. La Instrucción General del año 2013 prescribe que, en caso de delitos cometidos con armas, se adopte como “principio único de actuación” y se procure “la sanción de los responsables, oponiéndose fundadamente al otorgamiento de la suspensión del juicio a prueba u otras salidas alternativas a la pena”.

En la misma dirección la Procuración General Adjunta de la provincia del Chubut ha suscripto convenios con el Registro Nacional de Armas (RENAR) a fin de contar en línea con información relativa a las armas de fuego y a sus titulares. Asimismo, con el “Sistema Nacional Automatizado de Identificación Balística” (SAIB) con el objeto de aportar información a dicha base de datos nacional y así cruzar información a los fines de obtener mejores resultados en la persecución de estos delitos. De esta manera, la información recolectada, que se incluye en la Base Central Nacional de Evidencia Balística, es cruzada con datos de todo el país permitiendo establecer circuitos delictivos.