MISIONES - El Tribunal Penal de Eldorado decidió revocar la prisión domiciliaria del empresario Carlos Dalmasso (63), condenado por el abuso sexual de sus dos hijos adoptivos. La medida también alcanza a otras 11 personas que fueron juzgadas por otros delitos y habían recibido idéntico beneficio en medio de la pandemia de coronavirus.

Dalmasso, junto a Zacarías De Melo, Ángel Gamarra, Darío Carlos Benítez, Juan Carlos Antúnez, José Ribeiro Da Silva, Miguel Ángel Garcete, Marcial Pedrozo, Sergio Insaurralde, Lucas Dos Santos, Paulino Silvero y Jairo Furts, fueron trasladados a un pabellón especial de la Unidad Penal III de la ciudad de Eldorado, donde ya estuvieron alojados.

Según reseña Clarín, a principios de abril, los jueces del Tribunal, Ángel Atilio León, Lyda Gallardo y María Teresa Ramos habían dispuesto que el condenado por el abuso cumpliera prisión domiciliaria en el marco de la emergencia sanitaria por la COVID-19. Los magistrados dijeron en su resolución que buscaban descomprimir las cárceles y así disminuir la posibilidad de contagio de esa enfermedad.

La escandalosa medida, que fue tomada sin notificar a las víctimas, quedó sin efecto porque desde el Gobierno provincial decidieron realizar algunos traslados de internos y liberar un sector del complejo penal para el alojamiento de los abusadores. Para ello, acondicionaron un galpón como hospital de campaña.

El violador vuelve a la cárcel

La medida fue celebrada por Emilse Quetglas, la ex pareja de Dalmasso e impulsora del prolongado proceso que terminó con su condena a 12 años y medio de cárcel. El empresario ya cumplió la mitad de la pena y desde fines del año pasado goza de salidas transitorias cada dos semanas y por el lapso de doce horas.

La investigación fue larga y compleja. Es que Dalmasso apeló a todos los recursos para evitar sentarse en el banquillo de los acusados, aunque sólo logró comprar tiempo. Finalmente en mayo de 2014 fue condenado y ese fallo fue ratificado por el Superior Tribunal de Justicia de Misiones y luego la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Familiares de las víctimas habían contado que Dalmasso había violado reiteradamente la prisión domiciliaria, ya que lo habían visto en distintos sectores de Eldorado. Y los hermanos que fueron abusados temían por su seguridad.

Dalmasso, un habitual proveedor de insumos del Servicio Penitenciario, había sido condenado por "abuso sexual con acceso carnal reiterado agravado por el vínculo, amenazas y suministro de material pornográfico a menores de 14 años".

El fiscal del Tribunal Penal de Eldorado, Federico Rodríguez, salió a defender el beneficio otorgado a Dalmasso y los otros condenados. Sostuvo que sólo se benefició a personas que estaban con libertad transitoria y eran monitoreadas. “Lo único que se pretendía era que no vuelvan al penal porque hay riesgo cierto de infección o propagación de coronavirus”, aseguró.

“Los presos, desde el comienzo de la pandemia, ya están siendo castigados porque no reciben visitas”, explicó.

El fiscal indicó que “si no se toman las medidas va a haber responsabilidad tanto de los funcionarios, de los guardiacárceles, o los jueces y también el Estado, si comenzaran a haber contagiados y a morir gente”.

Fuente: Clarín