CÓRDOBA (ADNSUR) - Marcia Acuña, la adolescente de 16 años que era buscada desde el martes tras desaparecer de su casa de Villa San Isidro, cerca de Anisacate, fue hallada muerta en la zona rural de José de la Quintana, ubicada en la mismo sector del departamento Santa María.

El fiscal de feria de Alta Gracia, Diego Fernández, caratulará ahora la causa como muerte de etiología dudosa. Según apuntaron fuentes que siguieron de cerca la extensa búsqueda de la que participaron más de 100 rescatistas, por ahora no se sospecha de la participación de una tercera persona en el deceso. De manera preliminar, la hipótesis apunta a una autodeterminación, aunque será clave lo que arroje la autopsia.

Marcia vivía con una tía en la pequeña comuna de Villa San Isidro, de poco más de 1.600 habitantes, enclavada a unos 15 kilómetros de Anisacate.

¿Qué se sabe hasta ahora? Marcia estaba con una tía viendo televisión en la madrugada del martes 6. La mujer se fue a dormir y se levantó a tomar agua a las 2, cuando la vio por última vez. Ya a las 6, la adolescente había desaparecido junto a su perro.

Si bien en un comienzo se dijo que se había llevado algo de ropa, ahora los investigadores creen que sólo se fue con el animal y su teléfono celular.

Un testigo asegura que la vio ese mismo martes, alrededor de las 16, junto al perro sentada frente a un asilo neuropsiquiátrico ubicado en las afueras de esa población. Allí está internada desde hace ya un tiempo su madre. La mujer padece una enfermedad hereditaria que, al parecer, ya se había despertado en Marcia también en los últimos meses. Por ello, la joven estaba con asistencia psicológica, según trascendió.

Los investigadores saben, también, que la adolescente vivía en un estado de suma vulnerabilidad: sufría múltiples violencias.

Su estado de ánimo en las últimas semanas lejos estaba de ser el mejor. Se mostraba triste, desanimada, como intentando buscar alguna ayuda que no encontraba, según un perfil psicológico que se ha elaborado de manera prematura.

Su padre está vivo, pero no tenía contacto con ella. Por eso, desde que su mamá fue internada, había quedado al cuidado de una tía.

A una hora a pie del asilo neuropsiquiátrico frente al cual un testigo dijo haberla visto el martes a las 16 está el predio de una exfábrica militar. Los investigadores habían tomado este lugar como el punto cero de la búsqueda.

Esta tarde, los rescatistas encontraron el perro, vivo. Horas después, a las 18.40, localizaron el cuerpo de la joven en medio de una zona en la que hay una densa vegetación. "Fue hallada sin vida ni signos aparentes de violencia externa", se indicó de manera oficial.

Fuente: Diario La Voz