Este viernes por la mañana, se concretó la audiencia de revisión de la prisión preventiva por una causa de violencia familiar que tiene como imputado a Mauricio Vázquez. La fiscal solicitó que se mantenga la prisión preventiva que cumple el imputado en base a la existencia de peligros procesales.

La defensa no planteó objeción alguna y finalmente el juez penal resolvió mantener la prisión preventiva que cumple el imputado.

Presidió la audiencia de revisión Jorge Odorisio, juez penal; por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente María Laura Blanco, fiscal general; en tanto que la defensa de Vázquez fue ejercida por Lilian Borquez, defensora pública.

El imputado cumple prisión preventiva desde marzo de 2020, y ya se realizaron varias audiencias de revisión a pedido de la defensa pidiendo disminuir dicha medida. Nunca le fue concedida ninguna morigeración de la medida de coerción.

Hoy se realizó a pedido de la fiscalía la audiencia de revisión de la prisión preventiva ya que vencía el próximo 22 de agosto. La causa ya está elevada a juicio, por lo cual la fiscal solicitó se mantenga la prisión preventiva que viene cumpliendo Vázquez hasta la finalización del debate, entendiendo que subsisten los peligros procesales de fuga, pero más de entorpecimiento.

La defensa no se opuso pero se oponía a que quede librada la medida de coerción a la fecha que la Oficina Judicial fije fecha de debate, pidió que se le otorgue con vencimiento, por tres meses o hasta la finalización del debate, en caso que se fije antes de ese plazo.

Finalmente el juez penal resolvió mantener la prisión preventiva de Vázquez por el término de tres meses o hasta la finalización del debate.

EL ATAQUE

Sobre el día del ataque, la mujer contó que ese día, Vázquez y su hermano fueron hasta su casa para molestarla, y ella decidió salir a enfrentarlo. El joven disparó cerca de su pie, “y de la rabia lo ataqué para que se fuera". Su familia salió a defenderla y fue allí cuando el agresor disparó contra ella y su padre -al ver que sangraba mucho- la subió al auto y trasladó a un centro privado de salud: “Yo me acuerdo que cerraba los ojos y mi papá desesperado me movía y me gritaba ¡hija! Yo solo le decía que cuide a mi hijo, que no me lo dejen solo. Le decía a mi papá que lo amaba, era como si me estuviera despidiendo de él y mi papá llorando manejaba”, aseguró en una entrevista con Diario Crónica.

Tras arribar al centro asistencial se determinó el traslado de la mujer al Hospital Regional donde se constató que la bala estaba alojada en su cabeza pero no corría peligro: “Gracias a mis hermanos que lo corrieron cuando pasaba arriba de mi domicilio lo atraparon y después su familia bajó a tirar tiros y piedras a mi domicilio sin importar que estaba mi nene, su sobrino” mencionó la mujer quien además indicó que “gracias a Dios puedo contar esta pesadilla, gracias a Dios que me dio una segunda oportunidad para seguir cuidando a mi nene y ver de vuelta a mi familia, estuve entre la vida y la muerte y acá estoy. La familia de mi ex también fueron atacantes y lo apañaron y ayudaron a hacerme este gran daño, fue un intento de femicidio”.