RÍO GALLEGOS (ADNSUR)- El Juzgado del Menor y la Comisaría Cuarta de Río Gallegos investigan un particular robo ocurrido en la madrugada del lunes, en el que un joven de 24 años terminó secuestrado y con su casa desvalijada.

El hombre se puso en contacto con una chica menor de edad, de unos 14 o 15 años, y le pidió reunirse en una cabaña de la calle Maipú,  allí aguardó por la llegada de la menor.

En un momento, ambos subieron a la planta alta de la cabaña y cuando encontraban en la habitación, se escucharon sonidos desde la planta baja. Eran -según denunció el damnificado después a la Policía- al menos dos hombres encapuchados que rápidamente subieron y con un arma de fuego redujeron al joven. Lo ataron con precintos y lo dejaron boca abajo.

Tanto  los encapuchados como la adolescente comenzaron a palpar al damnificado y le sacaron unos doce mil pesos, su celular y la llave de su departamento. Los ladrones, que ya conocían dónde vivía la víctima, se fueron al departamento del joven. Se llevaron lo que pudieron, unos tres mil pesos más que él tenía guardados, unas cámaras fotográficas y otros elementos de valor.

En paralelo, el joven finalmente pudo romper los precintos una hora después y decidió retornar a su departamento para llevarse la desagradable sorpresa: lo habían desvalijado y se habían llevado todo.

Según indicó La Opinión Austral, el damnificado pudo aportar los datos de la joven con el perfil con el que ella aparecía en Facebook y, según fuentes policiales, ya está identificada.  “Tenemos algunos sospechosos, pero queremos ser cautos, hasta que no tengamos a todos individualizados, no vamos a solicitar allanamientos”, indicaron desde la Comisaría Cuarta.