La autopsia del hombre fallecido la noche del martes en Puerto Madryn mientras se realizaba un masaje terapéutico arrojó que el deceso obedeció a una causa natural. La prueba médica determinó que el sujeto, de 29 años, falleció por un paro cardiorrespiratorio.

Debido a que se trató de un episodio bajo circunstancias confusas, el caso se caratuló como “muerte dudosa” en un principio. La Justicia abrió una investigación para determinar si el hombre había bebido un producto adulterado o en mal estado, mientras le realizaban los masajes.

Ahora, se confirmó que la muerte fue natural. Desde la Fiscalía revelaron en declaraciones de Radio 3 que el fallecido fue identificado Carlos Federico Magallanes y su deceso "provocó mucha consternación en varios sectores de la comunidad madrynense".

EL HECHO

Alrededor de las 22:30 del martes la Policía intervino ante un pedido de ayuda de personal médico en una vivienda de 9 de Julio al 500. El llamado fue por la existencia de una persona "descompensada".

Cuando los equipos médicos llegaron al lugar se encontraron al joven tendido en el suelo sin signos vitales. De inmediato, trascendió que le realizaron tareas de reanimación, pero no fueron efectivas, por lo que se dispuso su traslado al hospital local, donde se intentó realizar maniobras de RCP con un desfribilador.

Al darle paso de lo ocurrido a la Policía y la Justicia, efectivos de Criminalística recogieron en el lugar distintas muestras, como un vaso de vidrio en el que presuntamente el fallecido había bebido agua, y se tomó una muestra de ese líquido.

Según la Policía, cuando llegó al lugar solo estaba el cuerpo de la persona tendida y luego llegó un masajista que dijo ser dueño del lugar. Este hombre aseguró que se disponía a realizarle masajes al hombre, cuando se descompensó.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!