CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Un tribunal peruano condenó a tres años y cuatro meses de prisiónNahuel Gómez, de 28 años, por haber dañado y defecado en las ruinas incaicas de Machu Picchu. Debido a que la sentencia es menor a cuatro años, el turista argentino podrá cumplir la sentencia en libertad.

Gómez se declaró culpable en un juicio abreviado y la Justicia peruana dictaminó que podrá regresar a la Argentina una vez que pague una multa de USD 1860, tras los daños ocasionados al principal atractivo turístico y arqueológico de ese país.

Según detalló Radio Mitre, el Juzgado de Investigación Preparatoria de Machu Picchu ordenó que Nahuel Gómez permanezca con comparecencia restringida por el delito que catalogaron como “destrucción del Patrimonio Cultural Prehispánico”.

Gómez había sido detenido a mediados de enero junto a un grupo de personas de distintas nacionalidades, entre ellos otros dos argentinos, quienes habían entrado en Machu Picchu sin haberse identificado ni pasado por ningún control. 

En ese momento, descubrieron que había daños en una roca del Templo del Sol, y también restos de materia fecal en el piso.

Gómez asumió la responsabilidad de los hechos y la justicia deportó al resto del grupo que no podrá volver a Perú por 15 años. 

En el lugar, según se informó, se instalarán 18 cámaras de seguridad adicionales.