El líder de la banda de Los Monos fue acusado como instigador de los ataques y sentenciado a 28 años de prisión por el tribunal.

“La similitud entre todos los hechos por su forma de ocurrencia y sus objetivos de las agresiones dan cuenta de un análisis conjunto. Muchas de las apreciaciones deben entenderse como parte de un todo indivisible ”, expresó la jueza Hebe Marcogliese durante la lectura de la sentencia.

El resto de los acusados por las balaceras contra objetivos judiciales también fueron condenados: Leandro Olivera a 11 años; Leonel Fernández a 8 y Damián Chávez a 7.

"Desde su lugar de detención Cantero se comunicaba para ejecutar los ataques que no podía ejecutar personalmente. Estas circunstancias permiten ubicar a los imputados en el rol que les cabía en la planificación y ejecución de los hechos", agregó la jueza.

Condenaron a un jefe de la banda "Los Monos" a 22 años de prisión por siete balaceras de 2018 en Rosario

La sentencia enmarcó los hechos en la conflictividad de la narcocriminalidad, al sostener que los condenados son personas que "llevaban actos violentos de diversa naturaleza, vinculados a la defensa del territorio para asegurare el mantenimiento del negocio de estupefacientes", así como "usurpaciones y uso de armas".

Los jueces también hicieron un llamado a los otros poderes del Estado para enfrentar el problema de la criminalidad en Rosario.

"Esperamos que las respuestas no se reduzcan al sistema penal, al castigo y al encierro, sino que también de una vez aborden desde la inclusión social y la igualdad de oportunidades. Esa será la única manera de disminuir la violencia estructural y cultural que nos castiga a todos por igual, y que parece no tener freno", dijeron.

Uno de los fiscales del juicio, Miguel Moreno, coincidió con la presidenta del Tribunal en que "un fallo no va a hacer cesar esta situación de violencia que vivimos a diario", y agregó que "se trata de que también desde otros sectores se logre luchar contra la exclusión social que es la que fomenta estos conos de violencia".

A la vez, se declaró "conforme con el resultado obtenido en el juicio" aunque las penas dictadas fueron sensiblemente menores a las solicitadas".

El abogado defensor de Cantero, Fausto Yrure, sostuvo por su parte que su cliente "no tuvo intervención en ninguno de los casos" que le se endilgaron.

"Lo dijimos en el principio del debate, en cierto modo este es un proceso cuyo final era esperable. No por la presencia de elementos probatorios contundentes en contra mi defendido, sino por el contexto general".

Yrure dijo que "no se ha probado que fuera Cantero el que mandaba y ordenaba los delitos", y adelantó que esperará a conocer los fundamentos de la sentencia para decidir su apelación.

La última jornada del debate tuvo un inusual despliegue de seguridad alrededor del Centro Penal de Justicia de Rosario, donde unos 250 efectivos de fuerzas de seguridad destinados en 98 puestos fijos y móviles participaron del operativo.

"Hay un total de 250 policías y 70 patrulleros", indicó a Télam un vocero de la cartera que conduce Jorge Lagna.