COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - En las últimas horas se llevó a cabo la audiencia de homologación en referencia a cuatro legajos en contra de Alejandro Ezequiel Rodríguez por los cuales se lo condenó a siete años de prisión efectivos. El imputado aceptó voluntariamente su participación en los hechos que se le endilgan y fue declarado reincidente por primera vez.

El primer hecho ocurrió el pasado 23 de septiembre de 2016 en perjuicio de la Delegación local de la Dirección Nacional de Coordinación Pesquera, cuando Rodríguez, con claras intenciones de robo, rompió la puerta del local a patadas. Fue divisado por personal de seguridad e inmediatamente aprendido, calificándose legalmente el hecho como “robo simple, en grado de tentativa”, en calidad de autor para Rodríguez.

El segundo ilícito se produjo el 21 de diciembre de 2017 cuando personal policial fue convocado a una vivienda sobre la Av. Patricios al 1.400, y momentos en que arribaron al lugar divisaron a un sujeto huyendo por los techos. Mientras los uniformados se entrevistaban con la dueña de casa, desde la esquina, un grupo de personas comenzó a arrojar piedras contra el personal policial. Los uniformados se dirigieron hacia dicha intersección, cuando se acercó una camioneta Ford y desde su interior efectuaron disparos de arma de fuego hacia ellos. Los auxiliares de la justicia utilizaron para repelerlos una escopeta anti-tumulto y el imputado Rodríguez escapó por los patios lindantes de su domicilio.

El hecho fue calificado como “abuso de armas agravado por ser cometido contra miembros de la fuerza policial, por su función”, en calidad de autor para Rodríguez.

El tercer hecho incluido en el abreviado aconteció el 23 de diciembre de 2017, cuando personal de la Brigada de Investigaciones lo detuvo en virtud de una orden de detención en su contra vigente, sobre la calle Chacabuco al 1100. En ese momento, Rodríguez llevaba un arma de fuego, tipo revolver, calibre 38 mm., en una bolsa y una pistola 6,35, sin la correspondiente autorización legal. Encuadrándose legalmente dicha conducta en “tenencia ilegítima de arma de fuego de uso civil, en concurso ideal con tenencia ilegítima de arma de fuego de guerra, en calidad de autor”.

Finalmente, el cuarto ilícito incluido en el procedimiento abreviado ocurrió el 21 de diciembre de 2017 cuando el imputado Alejandro Ezequiel Rodríguez ingresó a un domicilio particular ubicado sobre la Av. Patricios al 1400, previo forzar el portón con un hierro. Trató de forzar la puerta del quincho de dicho domicilio y escuchó ruidos en el interior de la vivienda. Se asomó la dueña de la vivienda y Rodríguez le efectuó un disparo a corta distancia con un arma de fuego que ingresó por la ventana de la puerta e impacta contra una silla de madera. Luego Rodríguez huyó del lugar.

El hecho fue calificado legalmente como “robo agravado por el uso de arma de fuego, en grado de tentativa”. Cabe mencionar que de la pericia balística efectuada se desprendió que el proyectil encontrado en la vivienda fue disparado por una de las armas secuestradas al imputado, al igual que una de las vainas secuestradas en el hecho de abuso de armas contra personal policial. Asimismo, de un video registrado en inmediaciones de la vivienda, la pericia escopométrica arrojó que la altura de la persona registrada en el mismo era la misma que la de Rodríguez.

Presidió la audiencia de homologación Mariano Nicosia, juez penal; por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente Julio Puentes, fiscal general; en tanto que la defensa del condenado estuvo a cargo de Lilian Borquez, defensora pública.