COMODORO RIVADAVIA - Durante un control vehicular de rutina dispuesta en el barrio San Cayetano, personal policial detuvo en la noche del miércoles a un automovilista que circulaba en estado de ebriedad, y cuya pareja denunció ante los uniformados que la había golpeado.

El auto, un Nissan Versa gris, con los vidrios polarizados, fue detenido por la policía en cuando circulaba por el camino Roque González, de norte a sur, a fin de realizar un control de documentación.

Sin embargo, lo que sería un chequeo de rutina tomó otros ribetes cuando, apenas frenó el rodado al borde del camino, la mujer que iba en el asiento del acompañante se bajó del vehículo diciendo: "Me pegó, no me deja bajar y está tomando". En el auto también viajaban sus dos hijos, ambos menores de edad.

Según indican los agentes, la mujer evidenciaba lesiones en su rostro, y dieron intervención a la Comisaría de la Mujer. El hombre, de 33 años de edad, se encontraba en estado de ebriedad.

Además, se constató que sobre el individuo pesaba una medida cautelar vigente de prohibición de acceso y acercamiento a su pareja por el término de dos meses, a partir del 27 de julio.

Luego se conoció que, minutos antes, un efectivo policial de la Comisaría Séptima vio a víctima descendiendo en inmediaciones de la “Saladita” y fue testigo de las agresiones, por lo que comenzó a perseguirlos en su vehículo particular. Sin embargo, lo perdió en inmediaciones del barrio Petroleros Privados, reseña Jornada.