Al menos 40 personas participaron de una fiesta clandestina este fin de semana en Puerto Madryn, violando las restricciones por el decreto provincial. La Policía del Chubut intervino tras una pelea en el lugar y allí se encontraron entre los invitados, había dos efectivos de la fuerza participando. La Unidad Regional solicitó el pase a disponibilidad para los dos agentes.

El hecho ocurrió el domingo a la madrugada donde la policía se encontró con una fiesta clandestina con más de 40 personas, entre ellos dos efectivos policiales. La intervención tuvo lugar en una casa ubicada sobre la Avenida Gales en la ciudad de Puerto Madryn luego de que vecinos alertaran a la policía de un número importante de personas en el lugar.

Los agentes de Puerto Madryn tuvieron ingresar por la fuerza luego de que el dueño de la casa les impidiera ingresar, y al escuchar  por ruidos de una pelea en el interior de la casa,  por lo que se ingresó y se detuvo al organizador de la fiesta  que los agredió.

Al identificar a los invitados, los efectivos se encontraron con la sorpresa de que entre los asistentes al encuentro, había dos empleados policiales.

El jefe de la Unidad Regional Puerto Madryn, Javier Guzmán, confirmó que se pidió el pase a disponibilidad para los dos agentes, y explicó que uno de los agentes  “no trabaja desde el año pasado porque, al parecer, tomó la decisión de no trabajar más en la Policía del Chubut. Él mismo presentó certificado psicológico y se encuentra en una situación de disponibilidad”.

En tanto, el segundo efectivo si “estaba trabajando en Puerto Madryn y se encontraba en su franco de servicio”, y se procedió a hacer trasladado a la dependencia policial y  "se le pidió la disponibilidad”, según publica Diario Jornada.