El hombre de 30 años que el lunes a la madrugada mató a su madre a golpes y a puñaladas en su casa del barrio Tiro Federal de Trelew quedará seis meses en prisión mientras dura la investigación por el brutal crimen que conmueve a Chubut.

En la mañana de este miércoles se realizó la audiencia de control de detención en los Tribunales de esa ciudad valletana en relación al hecho donde el Ministerio Público Fiscal -representado por el fiscal general Enrique Kaltenmeier- imputó por homicidio en perjuicio de su madre a Matías Javier Anaquin. Participó el Juez Fabio Monti y asumió la defensa Javier Allende.

Cuando el magistrado se disponía a finalizar la audiencia, el imputado intentó expresarse y alcanzó a decir: “Yo me hago cargo”.

De acuerdo al relato fiscal, el hecho este último lunes alrededor de las 22 horas, en el domicilio sito en calle Cipolletti al 100 de Trelew, vivienda ocupada por Doraliza Nahuelcheo de 67 años de edad, y su hijo, Matías Javier Anaquin, de 30 años.

Foto: Ministerio Público Fiscal
Foto: Ministerio Público Fiscal

En esas circunstancias, en el interior del ambiente que habitaban en el predio, y con el inequívoco designio de acabar con la vida de su madre, Matías Anaquin la atacó mientras ella se encontraba acostada, propinándole múltiples estocadas en el torso, que le ocasionaron dos escoriaciones en cara anterior del cuello, una herida punzo cortante en la base del cuello, dos heridas punzo cortantes en hemitorax derecho, doce en el hemitorax izquierdo, una en la zona abdominal izquierda (por dejabo de seno izquierdo), y dos heridas cortantes en brazo derecho, una de ellas en la muñeca.

Conforme las conclusiones adelantadas acerca de la autopsia realizada sobre el cuerpo de quien en vida fuera Doraliza Nahuelcheo, el deceso se produjo como consecuencia de un shock hipovolémico derivado de múltiples lesiones en el pulmón izquierdo, correspondiendo a 3 de las observadas en el hemitorax izquierdo, y la del abdomen, todas ellas penetrantes a cavidad y que generaron las lesiones pulmonares que desencadenaron la muerte.

La calificación es la de homicidio agravado por el vínculo (ascendiente), artículo 80 inciso 1 del código penal, imputado como autor del mismo, artículo 45 del mismo código. A cargo de la investigación estará la fiscal general Griselda Encina. Pidió el fiscal la imposición de la prisión preventiva por el término de seis menes, de acuerdo al plazo de investigación, argumentando sobre el peligro de fuga debido a la gravedad del suceso y teniendo en cuenta la expectativa de pena que puede llegar a ser de condena perpetua.

Durante la fundamentación acerca de la materialidad y autoría, el doctor Kaltenmeier detalló los testimonios brindados por el hermano y hermana del imputado, y también del cuñado, quienes acudieron al enterarse de lo ocurrido. En la casa se encontraron manchas hemáticas en diversos lugares, y el cuerpo fue encontrado debajo de una mesa, hallándose dos cuchillos, uno en el interior y otro mas grande en el exterior sobre una reposera, que fue referido a la policía por el mismo imputado.

El duro relato del hermano

Su hermano contó que Anquin llegó cerca de las 22:15 y le manifestó: “la puse a mamá”, lo que en primera instancia no creyó, pero finalmente decidió ponerse las zapatillas y acudir a la vivienda que estaba a una cuadra aproximadamente. Allí se encontró con todo el panorama y en la desesperación trató de ayudar a su madre hasta darse cuenta que estaba muerta, recriminando a su hermano por esto, quien le contestó: “que querés si no nos quería y nos tenía bajo brujería hace siete años”.

Para el doctor Kaltenmeier está acreditada la materialidad y autoría, y no se dan atenuantes objetivos que pudieran evitar la prisión preventiva mientras dure la investigación. En cambio, el defensor Allende manifestó que se evidenciaban algunas circunstancias extraordinarias de atenuación, a partir de los primeros testimonios y refirió a cuestiones posibles problemas síquicos de su cliente, para finalizar solicitando el arresto domiciliario con tobillera electrónica.

Luego de escuchar a las partes, el Juez Fabio Monti coincidió con el Ministerio Público Fiscal en cuanto a la valoración del hecho y procedió a dejar abierta la investigación de acuerdo a la calificación esgrimida y por el plazo de seis meses de acuerdo a las normas vigentes. Por otra parte, reafirmó la existencia del peligro de fuga a partir de la gravedad del suceso y resolvió la prisión preventiva hasta la audiencia preliminar.

Cuando el magistrado se disponía a finalizar la audiencia, el imputado intentó expresarse y alcanzó a decir: “yo me hago cargo”.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!