Alertados por un llamado anónimo, efectivos de la Seccional Segunda de Puerto Madryn desactivaron este sábado por la madrugada una fiesta que se desarrollaba de forma ilegal en un domicilio particular de la calle Río Mayo.

Los uniformados arribaron al lugar minutos después de las 4 de la mañana y constataron que se desarrollaba un encuentro social del que participaban más de 90 jóvenes sin respetar ningún protocolo sanitario.

Tomó intervención en el caso personal de la División Canes y agentes municipales, para dar cumplimiento de las medidas restrictivas dispuestas para evitar la propagación del coronavirus.

Desde la Comisaría Segunda explicaron que, como en este caso, ciertas celebraciones como cumpleaños, al no estar habilitadas, buscan la clandestinidad en predios privados en las adyacencias de la ciudad, informó Diario Jornada.