ESQUEL (ADNSUR) - El hombre fue condenado por la resolución del juez Jorge Criado, a la pena de dos años de prisión en suspenso, renunció a los plazos y la sentencia quedó firme inmediatamente.

Durante el plazo de la condena se dispuso la prohibición de contacto por cualquier vía con la niña y con su familia. Cualquier incumplimiento a las reglas de conducta será contemplado para un posible cambio en la modalidad de cumplimiento de la condena.

La investigación fue llevada a cabo por la Agencia de Delitos Sexuales y Violencia de Género a cargo del fiscal Carlos Richeri.

El involucrado se desempeñaba como docente de la materia Físico Química de los alumnos del primer año en una escuela de la cordillera. Aprovechando la información de contactos que obtuvo por su condición de profesor y valiéndose de la red social “Instagram”, contactó y mantuvo conversaciones con una alumna de 12 años, con el propósito de mantener una relación sexual.

Richeri analizó el contenido de las conversaciones por el chat de Instagram, concluyendo en que “se puede apreciar como el imputado desarrolló un metódico trabajo para acrecentar la confianza de la menor, como así también para conseguir información de su entorno familiar y social, en igual sentido, surgieron invitaciones a encuentros en soledad con la joven, en los que la invita a pasear en moto, a “…fumar uno…” o a pasar tiempo en su casa, en todos los casos con el propósito de mantener una relación sexual”.

El acusado admitió su responsabilidad y aceptó ser condenado y que la sentencia quede inmediatamente firme. Dejó de desempeñarse en el rol docente cuando se inició la investigación en su contra y se mudó a otra jurisdicción en la que se realizará el control de cumplimiento de las reglas de conducta.